La energía sigue fluyendo en los universitarios

Con gran regocijo se comparten algunos pasajes de los discursos (con alto contenido académico-gremial y significativa dimensión humana) de nobles y distinguidos docentes universitarios de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET).

El ingeniero José Moreno en su discurso como orador de orden en el acto de reconocimiento del profesor universitario (Teatro de la UNET, 05-12-2017):

“El saber es peligroso. La ciencia puede ser un arma susceptible de preocupación. Los libros de las ciencias blandas y de las ciencias duras que se mandan a leer en las universidades causan pánico en las alturas del poder. Los profesores universitarios que hacen su trabajo con seriedad pueden ser comparados como unos conspiradores. Cuando la juventud crece en la parcela de la autonomía del pensamiento y en la labranza de las polémicas animadas por sus tutores, la dictadura topa con un antagonista formidable”.

No obstante, “la UNET ha sido propicia para la siembra buena, ya que los profesionales egresados de ella son reconocidos a nivel nacional e internacional. Y es que, muy a pesar, con la presencia permanente de factores externos (políticas erradas, intervencionismo desproporcionado, reducción de presupuesto…, entre otros) que contaminan, perturban y desestabilizan el buen y excelente desempeño de nuestra universidad, tenemos buenas cosechas de profesionales con alta demanda de aceptación por parte de los entes privados y públicos, tanto nacionales como internacionales”.

La doctora Arelis Díaz, como oradora de orden en el acto de ofrenda floral ante el busto del Libertador “Simón Bolívar” (plaza Bolívar y de la Verdad Rectoral de la UNET, 05-12-2017):

“Hay una luz que nunca se apaga y que da fortaleza al espíritu en épocas difíciles. Es el ansia de saber, la vocación de aprender, de enseñar y de hacer pese a las dificultades. Porque nuestra labor, para los que tienen vocación, muchas veces se convierte en un aliciente. El buscar y plantear soluciones ante las problemáticas existentes se convierte en una oportunidad. Precisamente nuestra realidad se vuelve en un reto para cambiar de paradigma y enfocarnos en conseguir el modelo que necesita nuestro país para salir adelante”.

Además: “El reto del profesor universitario venezolano en la actualidad es mucho más grande que en el de otro país y en otro tiempo. Debemos ajustarnos y ser proactivos en función de lo que ocurre. Aunque la educación no pareciera prioridad yo pienso que sí lo es, estudiar en otro país es muy costoso y es la única ayuda que podemos darles a nuestros jóvenes que se quedan aquí. Así que, como profesores universitarios, tenemos esa noble e importante labor, el darle la mejor formación que podamos a nuestros jóvenes. Convertirnos en inspiración para mejorar y no dejarse derrotar por la crisis, sino verla como una oportunidad para mejorar y corregir, siempre teniendo presente el no perder la calidad académica”.

La doctora Elcy Núñez, como oradora de orden en el XLI Aniversario de la Apunet (plaza Bolívar y de la Verdad Rectoral de la UNET, 09-11-2017):

“Cuando creemos que todo está perdido, que nuestra autoestima está por el suelo, que el mundo se nos vino encima, que no hay luz al final del túnel, que no sabemos remar contra de la corriente, evoquemos el pasaje del loco Quijote y su fiel compañero Sancho Panza, moribundo, cansado, devastado, estando en los últimos momentos, aparece la voz de Sancho al Quijote…: Ay, respondió Sancho … No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo + y viva muchos años; porque la mejor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía; mire no sea perezoso, sino levántese de esa cama y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado; quizá tras algunas matas hallaremos a la señora Dulcinea desencantada, que no haya más que ver, levántese, vámonos, que el que es vencido hoy, será vencedor mañana…”.

“Vivir, de corazón y con plena convicción, la experiencia gremialista forma parte de la esencia y vida del ser universitario; por su parte, ser gremialista, significa estar en una permanente y constante búsqueda para ser cada vez mejores universitarios y proyectar a nuestra universidad desde esos espacios conquistados a base de lucha y esfuerzo, siempre creyendo en el potencial de los profesores como factores importantes en el desarrollo y progreso de nuestra universidad, de la región y del país”.

La junta directiva de la Apunet a propósito del 41 aniversario del gremio y del Día del Profesor Universitario (noviembre de 2017):

“Que la Apunet, como institución representativa de los profesores de la Universidad Nacional Experimental del Táchira, siempre ha asumido y seguirá asumiendo un rol pertinente y responsable como mediador y orientador en la búsqueda de la solución o salida democrática de los problemas de nuestra universidad y la sociedad sobre la cual tiene su radio de acción e influencia, y más aún en la actual crisis económica, política y humanitaria que padece la sociedad venezolana en general. Todo ello apegado y en plena concordancia con el Estado constitucional de Derecho, y en particular al sistema normativo expresado en la Ley de Universidades: ‘…en la tarea de buscar la verdad y afianzar los valores trascendentales del hombre (…) colaborar en la orientación de la vida del país mediante su contribución doctrinaria en el esclarecimiento de los problemas nacionales’.

“Que no obstante de la quiebra económica y descapitalización patrimonial que padecemos los venezolanos en general y los universitarios en particular, los profesores universitarios nos resistimos a renunciar a nuestra vocación de formar seres integrales, e igualmente ratificamos nuestra inquebrantable disposición a contribuir de manera cívica e institucional en buscar la integración de todos los poderes, instituciones y organizaciones del Estado venezolano en el norte de reconformar un pacto social dentro los principios fundamentales y articulado de nuestra carta magna (1999), y sobre todo basado en la conciencia humanitaria y la sensatez ciudadana, y no en la fuerza de las armas y la irracionalidad de la violencia”.

Pensamiento final: dejar que la energía fluya es en esencia el principio divino que se encuentra omnipresente en todas las situaciones, vivencias y experiencias de los seres vivos. Por tanto, que siga fluyendo la energía entre nosotros y en todo lo que hacemos, viviendo en Dios y, por ende, en el amor.

pmoral@unet.edu.ve