Un ejemplo unitario para imitar

Siempre se ha dicho que en Carabobo es difícil cualquier acuerdo político que involucre a toda la sociedad o a gran parte de ella, porque los carabobeños han sido, desde tiempos remotos, gente poco sumisa, más bien levantisca y no aceptan imposiciones de caudillos ni líderes providenciales. Hasta el Generalísimo Francisco de Miranda, investido de poderes dictatoriales, llegó a Valencia y quiso imponer multas de guerra a la ciudad como si de nación conquistada se tratara, y fue demandado ante la mismísima Asamblea Nacional de aquella época, por Miguel Peña, para que rectificara.

En ese estado, sin embargo, se celebraron dos heroicas batallas ganadas por los patriotas, la última de las cuales selló la Independencia de Venezuela. Pocos años después, en ese mismo espacio de nuestra geografía, se realizó el primer Congreso Constituyente, en el que nació Venezuela, con la ciudad de Valencia como capital de la República. Así que… Historia habemus.

Es por esa razón que a todo el país le causó honda satisfacción que en Carabobo se lograra la unidad perfecta de los demócratas en torno a la figura del joven alcalde de Naguanagua, Alejandro Feo La Cruz Betancourt, como candidato único de la alternativa democrática a la gobernación del estado. Todo lo cual se logró, no sin antes hacer grandes esfuerzos que valen la pena resaltar. Veamos:

En Carabobo, como en casi todos los demás estados de la República, son cinco los más importantes partidos políticos que reúnen a la mayoría de los militantes del activismo político, a saber, AD, VP, UNT, PJ y AP. Acción Democrática postuló a su secretario general seccional, Rubén Limas, un joven médico con impecable trayectoria científica, social y política, que fue el primero en ceder en sus aspiraciones buscando el camino del encuentro unitario; fue seguido de Juan Miguel Matheus, otro líder de reconocidos méritos académicos e intelectuales, un parlamentario de excepción, de conducta ética intachable y, finalmente, Ilidio Abreu, médico porteño que se ha destacado tanto en sus actividades dentro del Parlamento nacional que ha sido designado, por sus compañeros, como jefe de la fracción parlamentaria de su partido. Haydee Franco es también destacada dirigente de Avanzada Progresista y a quien se le considera, en Carabobo, como mujer luchadora y aguerrida, pero siempre dispuesta al acercamiento unitario y esta vez no fue la excepción.

La candidatura de Ilidio Abreu fue la última que decidió retirarse, pues contaba con el apoyo, en principio, de tres alcaldías: la de Valencia, San Diego y Montalbán. Los alcaldes de Valencia y San Diego sumaron sus apoyos a Feo La Cruz, para finalmente hacerlo, junto con Ilidio, el alcalde de Montalbán y Haydee Franco, de Avanzada Progresista. Así se selló la unidad perfecta en Carabobo.

Vale la pena recordar que Alejandro Feo La Cruz Betancourt logró que se reuniera en torno suyo toda esa pluralidad de esfuerzos porque todos le reconocen que es un carabobeño integral, que forma parte de generaciones de carabobeños que lo dieron todo por su lar nativo. Alejandro es nieto de dos grandes carabobeños inolvidables: del doctor Salvador Feo La Cruz, primer gobernador de la democracia reconquistada en 1958, quien auspició la reapertura de la Universidad de Carabobo, y del doctor Luis Rafael Betancourt y Galíndez, eminente profesor universitario, líder empresarial y fundador, en Carabobo, del partido político que postuló a Arturo Uslar Pietri como candidato presidencial. Su padre, Alejandro Feo La Cruz Lissot, es abogado de larga trayectoria laboralista, dirigente empresarial y cofundador de la Asociación de Ejecutivos del Estado Carabobo. 

En Carabobo, además, todo el mundo reconoce la labor de Alejandro, que ha logrado convertir a Naguanagua en el municipio vitrina de la educación y la cultura en la entidad, a pesar de los pocos recursos con los que ha contado.

Ahora bien, lo más importante de esta propuesta unitaria es el mensaje que dejó el abanderado de la unidad, cuando fue anunciada su candidatura: “Esta propuesta política significa mantener la calle activada en la defensa de la democracia, para que todos los sacrificios que se han hecho no queden de lado, los asesinatos no queden impunes, para que continuemos en la lucha por la libertad de los presos políticos, se abran los caminos de la ayuda humanitaria, se respete la existencia de la Asamblea Nacional elegida por más de 14 millones de compatriotas y  se celebren todas las elecciones previstas, porque la única vía que hemos escogido, para salir de esta pesadilla hecha gobierno, es la constitucional, en libertad y en democracia. El legado de nuestros padres fundadores no se perderá en nuestras manos”.

Esperemos que este gesto unitario, desde Carabobo, lo imite el resto de los estados de la República. Así lo espera Carabobo, así lo sueña Venezuela.                

aecarrib@gmail.com