Educación y superación

La educación se puede considerar como ese proceso que involucra muchos factores, el cual facilita la transmisión de conocimientos, de valores y de cultura, con la finalidad de formar al individuo de manera integral. Esto se logra a través de distintos medios como la palabra hablada, la lectura, la práctica, las acciones y actitudes,  provenientes de quienes tienen la responsabilidad de formarlos en la sociedad, como lo es la familia y los educadores. Por otro lado, tiene como propósito moldear personas íntegras, orientarlas en el camino hacia la superación, con base en criterios éticos para que de esta manera logren elevar su calidad de vida.

En este sentido, el aprendizaje desempeña un papel muy importante para que exista un verdadero aprovechamiento. Por eso, esta capacidad de aprender se debe dominar muy bien, demostrando siempre la mejor disposición, para encontrar la información y la preparación  adecuada.  Es un proceso dinámico que solo tiene efectividad cuando es continuo en el tiempo, pues las personas nunca deben dejar de aprender. Siempre  hay nuevos conocimientos que se pueden aprovechar. Así mismo, es necesario basarse en el análisis, en la reflexión y en la crítica constructiva, que permita tomar de ese proceso aquello que realmente se traduzca en aportes para el crecimiento y el desarrollo, tanto de forma personal como a nivel profesional.

Por esa razón, muchos jóvenes están dispuestos a estudiar continuamente, pues, en un mundo tan competitivo como el actual, eso permite contar con información y adiestramiento vigente. Es una demostración de su interés por la información actualizada, relacionada con su oficio o con su ocupación, para que así puedan aspirar a mejores oportunidades y contar con mayores beneficios. Si la educación no se plantea como una meta continua, las nociones se hacen obsoletas y representaría una gran desventaja para ser exitosos.

Contar entonces con una base educativa aleja a las personas de la ignorancia y las acerca al entendimiento. Permite inculcar valores positivos para formarse un criterio propio, que las lleve a actuar adecuadamente  y a establecer buenos hábitos en pro de la superación. Gracias a la educación cuentan con herramientas para distinguirse, para desarrollar su potencial, para madurar, crear liderazgo, participar en la comunidad en distintas áreas, a la vez que facilita a las personas disponer de mayores posibilidades  laborales que les ayude a progresar. Por eso, sin duda, es tan importante para la sociedad tener educación de calidad.