Dónde está la verdad

En Venezuela desde hace ya bastante tiempo vienen desapareciendo cosas, no solo el dinero o los productos de primera necesidad, también las medicinas, el poder adquisitivo, la seguridad, etc. A esto le sumamos algo que sabemos que existe, pero no sabemos dónde se encuentra en Venezuela y es la verdad.

La verdad, término indiscutiblemente necesario en la vida humana, al menos en Venezuela se encuentra en la mayoría de las ocasiones oculta, lo que ocasiona que nos hagamos partícipes de las teorías de conspiración y nos alejemos más aún de ella (la verdad). Pero incluso todo va más allá.

En Venezuela la gran mayoría real son “los independientes”, no militan ni siguen a ninguna tendencia política, existen, sufren y padecen el día a día en el país, son esos que quieren ver la ruta a algo mejor, son los más afectados por la falta de información fiable por el ocultamiento  o deformación de la verdad. Afortunadamente la realidad en esta crisis es tan evidente que todos padecemos el mismo mal y esto es un punto a favor de los que adversamos al régimen, los que queremos cambio, somos más.

El pasado fin de semana las redes sociales reventaban sobre la verdad o no de un atentado contra Nicolás Maduro en un acto de aniversario de la Guardia Nacional. En el mencionado acto se escucharon detonaciones distantes, lo que ocasionó por un lado la estampida de todos los efectivos de ese grupo (el coraje de estos es solo contra marchas indefensas y sin armas) y por el otro la activación de la seguridad del dictador con sábanas antibalas. De ahí nada más que mencionar.

Este hecho ha generado el eterno choque de opiniones, de que si es real y no una puesta en escena del régimen, para justificar persecuciones, represión, etc. Esto nos hace reflexionar mucho sobre un par de cosas: el hecho en sí (el atentado). Lo primero a traer a colación es que desde el fatídico día del ascenso al poder del creador del desastre (Chávez), el régimen ha venido denunciando ya incontables veces los supuestos planes de magnicidio o golpes de Estado, todos estos evitados o detenidos por el régimen (ni un rasguño ha sufrido nadie y no sabemos de pantalones afectados). Pregunto: ¿es tan efectivo realmente el aparato de inteligencia del régimen? ¿Este supera a todas las agencias de inteligencia del mundo (CIA, Mossad, MI5, KGB, FBI, Sudete)? O quizás se debiera preguntar: ¿es tan bueno el G-2 cubano? Lo que nos lleva al otro lado de la moneda: ¿los conspiradores son una especie de escuadrón mete la pata? Nunca concretan el objetivo de “derrocar al tirano”, ¿son tan mediocres que siempre los descubren? o ¿realmente es todo una puesta en escena?

Lo que es un hecho es que el no tener fuentes fiables y no conocer la realidad de los hechos ocasiona la inacción ciudadana (protesta) y si a esto le sumamos la falta de comunicación de la oposición, imaginen ustedes.

 En lo que sí debemos estar claros es que la posición políticamente correcta es rechazar contundentemente todo acto de violencia que afecte la vida físicamente, condenar todo acto que pueda generar la anarquía ciudadana, pero también hacemos un llamado al régimen y que escuche la voz de millones que queremos un cambio, que en sus manos está ceder a una salida pacífica a toda esta tragedia que ha causado, que la gente quiere que regresen sus hijos, que  el pueblo solo quiere progreso, libertad y pan.

Sin embargo, frente a esta situación es la hora de la protesta pacífica pero contundente, las señales están dadas, no perdamos la fuerza, no perdamos la fe, #LaMejorVenezuela está por llegar.

Fuerza y fe.

@DiazEstebanez

 www.maximodiaz.com