El capitalismo es libertad, el socialismo hambre

Si hay a quien atribuirle el desastre económico, político, cultural y social que envuelve a Venezuela es, precisamente, a la izquierda. Ostentan el poder desde la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez, desde entonces la nación ha cabalgado bajo un sistema económico promovido por la socialdemocracia (Acción Democrática) o el socialcristianismo (Copei) promoviendo un “Estado de bienestar” políticas que desembocaron en la llegada de un socialista abiertamente comunista, Chávez.

Una izquierda tan despreciable que hoy tiene a Venezuela sumergida en la peor crisis de nuestra historia. Un comunismo que aletarga a una nación convirtiendo a sus ciudadanos en dóciles-sumisos porque nadie tiene la libertad de ser él mismo, de manera que desaparece por completo la felicidad de la vida. Ciudadanos desesperados por sobrevivir y llevar el plato diario a la mesa y pensar qué comer el día siguiente; por otro lado, tenemos una inflación dantesca que avanza a paso indetenible, razón por la cual la Venezuela socialista se encuentra ultrajada por este sistema bárbaro, pero que ha traído con ello lo peor: narcotráfico, terrorismo, corrupción y pare de contar. Es el verdadero socialismo-comunismo en acción. El legado del mal llamado “comandante supremo”.

El socialismo-comunismo que representa la izquierda en nombre del bello término “igualdad” destruye lo más valioso de un individuo, su libertad, pues, la libertad es el valor supremo de un ciudadano. Es el valor supremo porque la libertad te permite simplemente ser lo que tú quieres ser en un país donde existe variedad, gustos, colores, es la capacidad que te da la libertad para desarrollar tus cualidades que te diferencian del resto de los ciudadanos, cualidades que te permiten ser productivo y emprender tu propio mundo. No hay nada más elevado que la libertad, porque todo se vuelve posible gracias a esa libertad.

Yo estoy completamente a favor del capitalismo porque es un sistema natural, contrario al socialismo-comunismo, que es un sistema violento-impuesto. El capitalismo forma parte de nuestra evolución, ha surgido naturalmente, mientras que el comunismo es un sistema donde un grupo de personas quiere imponerte un sistema que va contra tu naturaleza, ellos pretenden cambiar tu mentalidad, borrar tus sueños y aspiraciones como individuo y convertirte en masa servil a sus pretensiones de control total.

El socialismo no funciona ni funcionará, ha quedado nuevamente evidenciado que es un fracaso rotundo. Venezuela es el mayor ejemplo de un país con inmensos recursos y con el control pleno de ello llevaron al país a la ruina total porque es la base fundamental de este sistema quebrar todo aquello que produce el capitalismo porque esto se traduce en libertad y la libertad para este sistema criminal es un delito.

El capitalismo te permite expresarte, manifestarte, florecer totalmente porque tienes la oportunidad de crear y desarrollar todo tu potencial en aquello que te gusta y apasiona, mientras el socialismo te convierte en un ciudadano infeliz, amargado, sometido a un sistema para sobrevivir y callar para comer, bajar la cabeza para trabajar y convertirte en cómplice para obtener un pequeño espacio de libertad.