"No tengo tiempo, debo trabajar todo el día"

La frase šNo tengo tiempo, debo trabajar todo el díaš la he escuchado montones de veces como excusa de que no puedes hacer algo que te gusta, dedicar momentos para ti o, peor aún, criar a los niños.

Partamos por el principio,¿qué es el tiempo? Es vida; pues es lo único que tenemos los seres humanos vivos. Entonces si decimos “No tengo tiempo” estaríamos diciéndonos “No tenemos vida”, así que lo mejor es decir “No sé aún administrar mis prioridades”.

Planteándonos esto, les quiero ayudar a que sepamos cuáles son nuestras prioridades en la vida. Solo hay un requisito: entender que hay tantas prioridades como seres humanos habitan en el planeta; es decir, son únicas y eso es perfecto.

¿Cuales son mis prioridades?

Saber que es lo importante para mí comienza por:

1) Autoconocernos y evaluar nuestro momento actual. Existen muchas formas de hacerlo, y la que suelo utilizar es observar cómo me siento hacienda determinada actividad, ¿qué energía tengo?, ¿qué pensamientos me genera?, ¿cómo me siento antes y después de realizarla?

Aclaro: esto lo hago sin juzgarme y de ahí comienzo a tomar decisiones.

2) Luego hago la lista de las cosas que realmente CREO son mis prioridades, al principio es muy larga y en el transcurso del proceso la voy acortando.

3) Al tener la lista, chequeo el lenguaje que use para referirme a determinada situación, luego reflexiono.  Y este fin de semana me enseñaron una palabra clave que nos ayuda con la reflexión y más aún nos permite descubrir lo que pienso de alguna actividad y es el PARA… ¿Para qué lo hago? eso me da más luces de lo que es realmente importante.

4) Además se debe pensar ¿Cuánto estás dispuesto a sacrificar?

5) El otro punto fundamental es darle a cada cosa el valor que tiene para ti. Aquí ya comienzas a ir acortando la lista.

6) Tacha aquellas prioridades que no dependan de ti.

7) Y por último haz de nuevo la lista, léela en voz alta y fíjate cómo te sientes, y que emoción genera en ti.

De ahí las ordenas en función de cuál te emociona más a la que menos te emociona y tomas la decisión de escoger las que creas convenientes. Recuerda, esto es muy personal, no te dejes influir por lo que quieran los demás, de ser así no serían tus prioridades.

Entonces al tener esas prioridades una vez al día, si trabajas en eso, perfecto. Si no puedes comenzar a organizarte en tu trabajo y terminar una hora antes tus obligaciones y en ese tiempo hacer actividades sobre tus prioridades, ahora si el empleo no te lo permite levántate una hora antes o acuéstate una hora después y realiza alguna actividad que te lleve a cumplir esas prioridades.

Eso te generará una sensación de que estas haciendo algo y que el día no se pasó sin emoción, además de que sentirás que controlas tu tiempo.