Niños en casa mientras hay protestas

El país está convulsionado, es un momento donde debemos ser activos por nuestro país, desde el escenario que podamos.

Pero como mamá, comienza una preocupación adicional: las actividades de calle ocasionan que se atrasen en clases.

Lo primero que hay que hacer es calmarse y no trasladar las preocupaciones a los hijos, porque les provocará más estrés y ansiedad.

La psicóloga escolar Irene Ladrón De Guevara y la psicopedagoga Mary Flor Jordan dan varios consejos para manejar la situación:

•          Hacer una rutina: acostarlos temprano y levantarlos a una hora prudente todos los días.

•          Para la planificación de actividades se debe hacer en una mini agenda por día, con horario de trabajo y descanso, para que los niños sientan un poco que se encuentran en el colegio, con ciertas rutinas y descansos.

•          Disponer de un sitio de trabajo preparado para ello.

•          Guiarse por el horario escolar regular: el lunes lo que es del lunes... El martes lo que es del martes.

•          Repasar lo visto. Colorear lo que falta, corregir, repetir errores, dibujar lo pendiente, poner los cuadernos al día.

•          Los padres deben pedir en el colegio los planes de estudio o el orden de los temas para poder irlos estudiando en casa.

•          Hacer una lectura corta por día.

•          Recuerden que los pequeños deben estar al menos una hora de trabajo sentados y centrados, con un adulto que pueda acompañar y enriquecer el rato.

•          Si no hay suficiente tarea, todos los padres saben cuáles son las destrezas que necesitan más refuerzo: si es atención, jugar memoria, trazo, dibujo o cálculo.

Para reutilizar una hoja se puede poner sobre ella otra de acetato, darle un marcador al niño y que repase; luego con algodón y alcohol la borras y listo, sirve para otro día.

Además, recuerda que las rutinas establecidas se pueden acompañar con música suave.

Los pequeños especiales 

Más preocupación tienen las madres que tienen niños con condiciones especiales, porque al no hacer las terapias pueden retroceder muy rápido.

Por eso lo más recomendable es que mantengan comunicación con sus terapistas y sigan las terapias en casa.

Lo más importante es mantener a los pequeños ocupados y concentrados. Esto no implica que pasen todo el día estudiando, pero sí que no se atrasen.

Además, no debemos olvidar que debemos mantener una buena comunicación con ellos y explicar la situación en función de sus edades, pero no negarles los acontecimientos.