Después de José Altuve, ¿quién?

Todos los años toca, por estas fechas, hacer el entretenido ejercicio de votar en el Premio Luis Aparicio, ese galardón que atinadamente creara Lineup International en 2004, en medio del auge de peloteros venezolanos que vino después de la siembra de academias de las Grandes Ligas en Venezuela.

No hay mucho que buscar este año. José Altuve probablemente será reconocido unánimemente, por su liderato de bateo, sus más de 30 bases robadas, sus 204 hits, sus 24 jonrones y su OPS de .957, sin contar que también acaudilló a los Astros con el guante.

Esta vez lo divertido, lo difícil, es escoger a los siguientes cuatro nombres de la planilla. Y decimos eso, al cierre de una campaña en baja para tres sospechosos habituales: Miguel Cabrera, Carlos González y Francisco Rodríguez.

Lo de Altuve es inapelable. Valgan dos detalles capitales: fue el líder de ambas ligas en WAR con 8.3, según la cuenta de Baseball Reference, y se convirtió en el primer pelotero en la historia con dos cosechas sobre 200 imparables, 20 jonrones y 30 estafas. Estamos ante un pelotero que vive su mejor momento en la MLB.

Pusimos a Avisail García en la segunda casilla. Fue líder bate en la Americana por un par de meses y al final fue la única amenaza que tuvo el camarero de los Astros en ese departamento. Para votar, solemos combinar los numeritos con el impacto histórico de cada cosecha, y la del patrullero de los Medias Blancas fue una campaña de enorme significación, de abril a octubre.

A Marwin González lo ubicamos tercero. Únicamente Altuve superó su OPS de .907 y se convirtió en el primer jugador en la gran carpa con más de .300 de average y más de 20 bambinazos en un torneo en el que al menos jugó en seis posiciones diferentes. Brutal.

Colocamos cuarto a Carlos Carrasco, con ánimo de darle un lugar más alto. Fue líder en victorias en el joven circuito, hizo 32 aperturas, completó 200.0 innings y superó los 200 ponches, con apenas 46 bases por bolas, 1.10 de WHIP y una efectividad ajustada que es 40 por ciento mejor que la media de su liga.

La quinta casilla representó el mayor dolor de cabeza. A pesar del bajón  de Cabrera, González y Rodríguez, este de 2017 fue un torneo excepcional, pleno de logros y desempeños notables.

Queríamos premiar a Ender Inciarte, su average de .304, sus 93 anotadas y sus 204 hits. No lo hicimos, porque su OPS de .759 muestra que otros tuvieron zafras más completas.

Queríamos reconocer a Elvis Andrus, escolta de Altuve con 4.7 de WAR, sólido campocorto con los Rangers, con 100 anotadas, 191 incogibles, .297 de average y .808 de OPS.

Con pesar dejamos fuera los 26 vuelacercas y la gran defensa de Eugenio Suárez, que vivió su mejor año, y los 21 de Willson Contreras, a quien una lesión impidió redondear un campeonato inolvidable.

No encontramos cómo poner a los relevistas Felipe Rivero y Yuismeiro Petit, posiblemente los mejores lanzadores de sus escuadras en 2017.

Sacrificamos a Inciarte, Andrus, Suárez, Contreras, Rivero y Petit para colocar a Salvador Pérez. Es debatible que haya puesto los mejores números entre los siete que le acompañan en este párrafo. Pero la suya es probablemente la mejor temporada para un receptor venezolano, incluyendo un récord para catchers criollos con 27 cuadrangulares, además de otras marcas que implantó. Eso merece un reconocimiento.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com