En busca del próximo Novato del Año

¿Quién merece ser aclamado como Novato del Año en esta temporada de la LVBP?

Un total de 57 lanzadores y 65 toleteros actuaron como reclutas en la campaña 2017-2018, es decir, no tenían más de dos torneos antes de este, ni sobrepasaban los 20 innings o los 50 turnos al bate. Fueron muchos. Y hay buenos candidatos.

El jardinero Alexander Palma fue protagonista con los Leones. Luis Villegas fue el catcher titular de los Tigres casi toda la eliminatoria, antes de ser cambiado a los Tiburones. Los relevistas Ismael Guillón, Kevin Canelón, Liarvis Breto y Luis Bastardo brillaron con Magallanes, La Guaira, Anzoátegui y Margarita. Eliéser Hernández fue un sólido abridor con las Águilas. Luis Torrens sobresalió como receptor de los Navegantes, Arvicent Pérez lo hizo con los escualos y Jojhan Quevedo con los Cardenales, que contaron con un aporte notable del utility Jecksson Flores y el campocorto Deiner López.

Esa abundancia obliga a pensar bien el voto, para actuar con justicia. También plantea la necesidad de trazar límites, hasta reducir el grupo de candidatos a un número manejable. Porque hay razones para querer galardonar a cada uno de aquellos 12.

Solamente Palma, Villegas y Torrens superaron las 150 apariciones legales. El mínimo requerido para aspirar al liderato de bateo es 167. No hubo iniciadores con el mínimo de 42 entradas, pero tres apagafuegos aparecieron en al menos un tercio de los compromisos de sus clubes: Breto, Guillón y Bastardo.

Esos seis lograron los desempeños más completos. Luce justo seleccionar entre ellos a los tres de nuestra papeleta de votación.

Palma tiene ventajas. Jugó a diario, hasta que se lesionó. Fue el novicio con más juegos, apariciones legales, anotadas, hits, dobles, empujadas y robos. También tuvo el más notable average, con .300 exactos. Parecería un disparo al suelo, imposible de fallar.

El punto es que ninguno de sus totales quedó entre los líderes absolutos de la liga, un aspecto en el que Villegas le gana. El careta aragüeño fue el cuarto máximo jonronero del circuito, con 9, y encabezó a sus pares con .486 de slugging y .809 de OPS. Ambos igualaron con 15 extrabases, aunque el jardinero alcanzó tres bases más (75 contra 72) y tuvo una pequeña delantera en carreras creadas (24,6 contra 23,2).

Torrens estuvo por detrás de esos registros. Incluso terminó teniendo menos importancia que Guillón en el día a día de la nave, al punto de perder la titularidad con la llegada de Jesús Sucre y cerrar inactivo.

Al zurdo de los turcos le dimos el tercer lugar. Breto lanzó más veces, pero menos innings. Bastardo tuvo mejor efectividad, pero con muy pocos ponches respecto a sus colegas. Los tres embasaron a muchos hombres. Pero el magallanero nos pareció tener la hoja más completa, con 3-0, promedio de 1.59, 28 abanicados en 28.1 actos y apenas un jonrón en 26 choques. Hay que reconocer, sin embargo, que los tres tienen méritos.

Llegamos a pensar que Villegas debía llevarse el premio, porque la responsabilidad de un catcher es mucho mayor y estuvo entre los líderes jonroneros. Pero cuesta no reconocer que Palma fue mucho más completo en todos los demás números, sin olvidar que también fue figura señera en su divisa. Por eso, al final, le dimos el primer lugar, con el receptor como su escolta.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com