Analizando el cambio de José Castillo

Unas pocas horas antes de expirar el plazo para realizar cambios en la LVBP, Aragua y La Guairason noticia al intercambiar al veterano José Castillo por dos jóvenes talentos.

El margen para realizar transacciones cerró este lunes. Tigres y Tiburones firmaron la negociación prácticamente en el límite, algo que ya parece costumbre con los felinos, siempre activos en el mercado al llegar diciembre.

¿Por qué Castillo? La respuesta es obvia para los bengalíes. Si bien han cabalgado dentro de la clasificación desde el inicio, con prolongados períodos en la vanguardia, todo lo han hecho con una discreta ofensiva, quizás la más modesta del circuito.

Los rayados tienen el peor average colectivo (.246) y el más bajo promedio de embasado (.324) en la zafra actual. Son últimos en carreras anotadas (211) y también en hits y dobletes. Prácticamente no hay renglón relacionado con el bateo en el que no exhiban números rojos.

Algunas cosas han cambiado en el papel. Los grandeligas Ramón Flores y Renato Núñez se sumaron al equipo. El inicialista David Bergin acaba de llegar y trae buenos números. Pero muchos piensan que ante el competitivo panorama de los playoffs faltaba algo más.

¿Es Castillo ese extra? Tiene historia, no se duda, y todavía batea. Su average de .302 y sus 30 empujadas en 52 encuentros sugieren que todavía es capaz de hacer daño. Su presencia aporta profundidad al lineup, máxime al ver que todavía sigue siendo un toletero difícil de ponchar, con 30 abanicados en 211 apariciones legales.

No todo es promisor, sin embargo. El guariqueño cumplirá 37 años de edad en marzo y está en la fase final de su carrera. Se trata de un negocio de corto plazo. No hay modo de predecir que en una o dos justas seguirá teniendo el mismo peso.

Los aragüeños fueron en su búsqueda porque quieren ganar hoy. No están pensando en la 2018-2019. Eso explica el precio pagado por él.

Pareciera que es mucho lo entregado. El receptor Luis Villegas tiene 8 jonrones y es fuerte candidato al premio Novato del Año. El camarero Miguel Méndez batea sobre .300 desde que empezó su recorrido en la LVBP. Son piezas atractivas a primera vista.

Como Castillo, ambos tienen detalles que restan su valor absoluto. Villegas suma ya 25 años de edad y su carrera se ha movido muy lento. Apenas ha disputado un puñado de compromisos en Doble A y Triple A. Nunca antes desplegó la fuerza que ha lucido en la 2017-2018 y no ha conectado un vuelacercas desde el 23 de noviembre, prácticamente un mes. Méndez, por su parte, está fuera del beisbol organizado desde 2014 y nunca pasó de Novatos.

Para los Tiburones, la apuesta vale la pena. Parece haber llegado el momento de pensar en la temporada venidera y el nativo de Las Mercedes, pese a su brillante hoja de servicios, no es una pieza sobre la que construir futuros imperios.

Para los Tigres, es un riesgo necesario. Es difícil sumar un madero importante en este momento del calendario, aunque lo harán al costo de sacrificar la defensiva, pues ya Castillo no es el infielder que fue antes y es improbable que su buen average esté acompañado de muchos extrabases. De hecho, no pasa de tres bambinazos por torneo desde hace cuatro campeonatos, un lapso durante el cual ha rondado los .400 puntos con su slugging. En enero sabremos el balance final.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com