Tendencias para el cabello en 2018

¿Cuáles son las modalidades de coloración y cortes que predominarán este año? El estilista Tito Olmos expone algunos de los estilos que darán de qué hablar en el año que comienza

El estilo del cabello refleja la personalidad y cómo las personas desean ser percibidas. En algunos casos, el corte, color y forma tiene connotaciones religiosas, políticas y culturales. Sin embargo, para muchas mujeres es sin duda una herramienta fundamental que les permite proyectar su sensualidad y belleza. Para tomar las mejores decisiones en este 2018 que apenas inicia el estilista  Tito Olmos --con más de 25 años de experiencia y como miembro del equipo artístico de American Perfect– comparte la tendencia mundial de moda.

Olmos manifiesta que desde hace dos años está muy marcada la tendencia de utilizar los tonos fantasía, como morado, plata y rosa, así como las iluminaciones  con las técnicas de balayage, ombré y californianas que han ganado mucha popularidad, entre otras razones porque necesitan un mantenimiento bajo.

El balayage es una técnica francesa que se aplica desde la década de los noventa cuyo nombre significa barrido. Son pinceladas para iluminar el cabello, como barrido de color. Hoy en día se aplica en secciones más amplias que no son tan definidas como las mechas tradicionales.

El ombré es otro término francés. Significa sombra y consiste en dejar la coronilla oscura en la raíz y los medios de la cabeza. El color empieza ocho centímetros hacia abajo y el resultado es un efecto de sombra.

Las californianas son un aclarado de puntas que obtuvo su nombre de las mujeres de California, que por sus frecuentes visitas a la playa terminaban con las puntas del cabello más claras. También se le conoce como brasileras.

Aunque el balayage, el ombré y las californianas son tres técnicas diferentes, en la actualidad suelen mezclarse y son una tendencia muy marcada entre quienes desean lograr un degradé en el cabello.

El estilista destaca que en 2018 vuelven los colores sólidos –un solo color. Destacan como favoritos los rubios como el tono miel, los dorados, los rojos, el borgoña y  los cobrizos. Siempre con una tendencia hacia los colores claros y apartando el negro en las cabelleras. El mantenimiento de esta tendencia es mensual, como mínimo.

Los tonos fantasía siguen en boga y tienen mucho que ver con la personalidad de quien los lleve. La desventaja es que se pierde el color con más facilidad y requieren mantenimiento constante, por ello algunas personas optan por los tonos muy blancos o platinados, en lugar del rosa, violeta o azul.

Olmos explica que en 2017 estuvo muy de moda el corte medio –a la altura de los hombros–  pero para 2018 los cortos serán los protagonistas. Estarán muy marcados por el volumen, movimiento, ondas y cuerpo. La pollina será más larga, con cortes al estilo bob, que es el tradicional Chanel, al cuello, en cualquiera de sus variaciones; nunca con alisados  planchados. No obstante, las melenas siempre estarán de moda y para lucirlas en tendencia deberán estar onduladas o con sus curvas naturales.

En cuanto a peinados para actividades sociales, resalta los estilos al natural, no muy armados, rígidos ni prolijos.


¿Cómo cuidar el cabello?

  • Evite el uso excesivo de herramientas térmicas, en especial la plancha porque puede quemar el cabello.
  • Use  productos con protección solar para ir  la playa.
  • Aplique aceite de coco, almendras, argán, castor o ricino. Puede hacerlo una vez por semana: déjelo actuar por media hora y lávelo como acostumbra.
  • Se debe lavar mínimo una vez por semana y máximo tres veces, porque necesita sus aceites naturales.
  • Córtelo cada tres meses para que permanezca sano, de lo contrario las puntas se debilitarán y aunque crezca la raíz, no avanzará el largo. Si no lo corta, la cutícula se abrirá, se verá seco, se enredará y lucirá pajoso.
  • Cepíllelo mínimo dos veces al día, al levantarse y al acostarse. Cepillarse ayudará a distribuir por todo el cabello los aceites naturales que segrega el cuero cabelludo.
  • Obvie las extensiones: debilitan el cabello, son costosas y afectan su aseo.
  • Evite el uso de productos con formol para alisar, como la cirugía capilar. Si decide hacerlo, solo aplíquelo tres veces al año y utilice una hidratación profunda entre cada tratamiento para proteger el pelo.