Cinco consejos para tu rostro que definitivamente debes seguir

Si ya estamos cansamos de invertir en cremas y tratamientos, podemos ayudarnos de algunos consejos para crear cremas y mascarillas caseras. Gracias a los productos naturales con los que son fabricadas, proporcionarán unos efectos muy similares a los de la Black Mask

Son muchos los factores que inciden para estropear poco a poco la piel del rostro con el paso del tiempo. El sol, el viento y los cambios hormonales que provocan la aparición del acné, son unas de las principales causas, pero lo cierto es que también el mal uso de cremas hidratantes para la cara y la poca conciencia, que en ocasiones se pone, para limpiar bien el rostro cada noche y al comienza de cada día, pueden ser también causas muy importantes.

Con frecuencia, se suele invertir una gran cantidad de dinero en cremas y tratamientos faciales que, según su publicidad, cuentan con una serie de factores que ayudan a rejuvenecer la piel del rostro y a limpiarlo de impurezas en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones esto no llega a ser verdad e incluso se puede terminar empeorando el aspecto de la cara. De entre tantos productos para cuidar la cara, tan solo uno de ellos ha triunfado hasta ahora y continúa haciéndolo: la Black Mask, la mascarilla anti puntos negros.

Este producto facial es una de las mayores revoluciones de la cosmética asiática y ahora es la de occidente. Es posible que más de uno ya haya visto esta mascarilla en fotos de famosos en redes sociales o programas de televisión y, seguramente, que en más de una ocasión, se ha preguntado qué contiene esta mascarilla para tener un color tan peculiar pero con profundos efectos.

Lo característico de esta mascarilla es que está compuesta a base de productos totalmente naturales y respetuosos con el medio ambiente.. Los componentes son:

  • Carbón de bambú: un polvo que aporta el color característico de la crema, el negro, y se encarga de aportar luminosidad al rostro y minimizar las arrugas. Además, sus propiedades antibacterianas mantienen la piel limpia y evita que surjan las odiadas espinillas.
  • Caolín: una arcilla blanca que permite la absorción de la grasa de la cara, proporciona efecto de elasticidad al rostro, lo limpia de impurezas y estimula la producción de colágeno.
  • Extracto de cáñamo acuático: se encarga de limpiar y desinfectar los poros para evitar la aparición de puntos negros, gracias a su principal propiedad antibacteriana. Ayuda a conseguir una piel más sedosa y delicada.
  • Complejo Neovitin: proporciona un aspecto más joven al rostro y evita el envejecimiento celular, gracias a una propiedad antibacteriana proveniente de la planta del ginseng.
  • Riboflavina: es también conocido como la vitamina B2, que se encuentra en muchos alimentos como la leche y el coco. Es muy utilizada para tratar problemas dermatológicos como el acné.
  • Tiamina: es la vitamina B1, que se puede encontrar también en alimentos como las nueces y las yemas de los huevos. Ayuda a una mejor circulación de la sangre para obtener un tono de piel saludable y la protege de factores de riesgo como la radiación solar.

La Black Mask es un producto muy revolucionario con potentes efectos sobre la piel del rostro, gracias a los factores naturales con los que ha sido creada, muy alejado de cualquier producto químico y artificial. Si necesitas saber más acerca de este tratamiento facial, recomendamos echarle un vistazo al artículo que se ha publicado sobre esta mascarilla en ABC Sevilla

Sin embargo, si ya estamos cansamos de invertir en cremas y tratamientos, podemos ayudarnos de algunos consejos para crear cremas y mascarillas caseras. Gracias a los productos naturales con los que son fabricadas, proporcionarán unos efectos muy similares a los de la Black Mask.

1.- Exfoliante de avena y bicarbonato. Tan solo se necesita dos cucharadas de avena, una de bicarbonato de sodio y un poco de agua.. La mezcla de los tres ingredientes dará lugar una crema espesa que tan solo debe aplicarse una vez a la semana durante menos de 15 minutos.

2.- Tónico facial con té verde. Hay que hervir una taza con dos bolsitas de té verde, tras la ebullición se pondrá en el refrigerador y pasadas unas horas, cuando ya esté totalmente frío tan solo hay que aplicarse un algodón por la cara. Es muy recomendable practicarlo tanto por la noche, antes de ir a dormir, como por la mañana.

3.- Eliminar rojeces con miel y agua de romero. Hacer una infusión con tres ramas de romero y medio vaso de agua, añadiendo tres cucharadas de miel, una vez empiece la ebullición. Cuando aún esté tibio, aplicar con un algodón dejando actuar al menos 15 minutos.

4.-Yogur natural con jugo de limón para los puntos negros. Se crea una crema espesa a base de dos cucharadas de yogur natural y una de jugo de limón. Hay que aplicarlo cada día durante al menos 20 minutos, para ver resultados rápidos.

5.- Aceite de rosa de mosqueta para eliminar las pequeñas cicatrices. Se trata de un aceite, que también puede venderse en crema, muy natural, y que está disponible en  varias perfumerías y tiendas de productos naturales. Tan solo hay que ser constantes, aplicándose diariamente un algodón con este aceite o crema y efectuando un pequeño masaje para ayudar a la circulación sanguínea.