Magallanes se puso a una victoria de ganar la guerra

Las guerras son solo una sucesión de batallas. Cada temporada el pleito entre Navegantes del Magallanes y Leones del Caracas está constituido de nueve rounds y determinar el ganador es fácil: el conjunto que triunfe en al menos cinco enfrentamientos. Los turcos están a solo una victoria de lograrlo, pues ayer derrotaron por cuarta vez en cuatro juegos a sus sempiternos enemigos. Es un yugo en pleno.

En un principio no resultó un encuentro fácil para la tripulación valenciana, aunque terminó ganando holgadamente 10 a 6 en el Estadio Universitario, ante 20.656 personas. La galera comenzó abajo en la pizarra, después de tres anotaciones en el primer inning que, si bien fueron producidas por dobles de Jesús Guzmán y Alexander Palma, tuvieron su origen en un error del camarero Gioskar Amaya. Eso fue lo único que aceptó el abridor Drew Gagnon, quien trabajó 5.0 capítulos, ponchó a 7 y se acreditó su primer lauro en Venezuela.

“Simplemente tuve una mejor sensación del segundo episodio en adelante. Me di cuenta de que esta es una de las rivalidades más grandes del mundo y me dije: ‘Tienes que salir y comenzar a competir’”, relató el estadounidense. “Luis Torrens (cátcher) estuvo genial detrás del plato y en general fue un juego espectacular”.

El mismo adjetivo que le dio el serpentinero al encuentro, el quinto ganado por Magallanes de manera consecutiva y que detuvo una racha de cuatro triunfos de los melenudos, se puede aplicar a la ofensiva filibustera.

En el segundo tramo los visitantes pisaron el plato dos veces, después  lograron un par de rayitas más en el tercero. El gran rally fueron las cinco anotaciones en el cuarto acto. El bateador que despuntó fue Mario Lissón, con tres imparables en cuatro turnos y trío de impulsadas.

“Qué puedo decir… Me ha ido bien en Caracas, Yo crecí aquí, viendo este estadio. Aquí está mi familia y eso influye”, dijo después de celebrar el triunfo, tras una rebelión de tres carreras capitalinas en el noveno inning. “Las cosas están saliendo  bien y no solamente a mí, sino a todo el equipo. Hay que darle crédito a todo el lineup y al pitcheo. El ánimo está altísimo, esa es la clave. Salimos a trabajar todos los días, vemos quién va a abrir y nos preparamos”.  

Ahora Magallanes ocupa en solitario el segundo puesto de la tabla con récord de 14-10 y el domingo, en Valencia, puede ganarle la guerra a Leones, que está de tercero en la clasificación (13-11).