Así fue el arcoíris “de más duración jamás registrado”

BBC MUNDO

Se dice que lo bueno, si breve, es dos veces bueno. Pero, tal vez, en el caso de un arcoíris sea al revés.

Se trata de uno de esos fenómenos meteorológicos llenos de maravilla y misterio que nos deleita y embellece el paisaje, aunque en muchas ocasiones resulta una experiencia fugaz.

La semana pasada, sin embargo, profesores y estudiantes de la Universidad de la Cultura China, en los montes de Taipéi, tuvieron la fortuna de ver uno que duró nueve horas.

"¡Fue increíble... como un regalo del cielo... es algo tan raro!", declaró Chou Kun-hsuan, profesor del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la universidad.

Chou y otro profesor, Liu Ching-huang, coordinaron los esfuerzos para documentar el arcoíris con la ayuda de sus estudiantes y la comunidad universitaria.

Mediante sus observaciones, fotografías y videos demostraron que el arcoíris duró desde las 06:57 hasta las 15:55: 8 horas y 58 minutos.

Se confirmó que rompió el récord anterior del arcoíris de mayor permanencia registrado en Yorkshire, en el norte de Inglaterra, el 14 de marzo de 1994.

Ese arcoíris duró seis horas, desde las 09:00 hasta las 15:00, según el Libro Guinness de los Récords.

Por lo general, esos fenómenos duran menos de una hora, se afirma el sitio internet de Guinness.

Movlización

De acuerdo con el profesor Chou, después de cuatro horas movilizaron a todos los estudiantes y solicitaron por todo el campus que empezaran a tomar fotografías y se las enviaran.

"Cuando rompimos el récord anterior, tras seis horas, casi no podía permanecer sentado; fue alrededor de la hora del almuerzo. Estaba tan entusiasmado que quería asegurarme de que quedara registrado", expresó Chou.

Los profesores y el departamento estaban listos para registrar ese arcoíris porque habían hecho lo mismo con otro que había durado unas seis horas el lunes anterior.

Las condiciones que permitieron que el fenómeno durara tanto fueron un monzón estacional nororiental que atrapó la humedad en el aire, formando nubes, la luz de sol y una velocidad del viento relativamente lenta de 2,5 a 5 metros por segundo.

Dichas condiciones atmosféricas son comunes durante el invierno en la cordillera Yangmingshan de Taipéi, donde se encuentra el campus universitario, que es un sitio ideal para ver arcoíris de larga duración.

El departamento está recopilando toda la evidencia para enviarla a Guinness y registrar el récord.

"Con las 10.000 fotos que tomamos, nada más en nuestro departamento, y las muchas otras tomadas en el campus y por los vecinos, estoy confiado de que podemos probar a Guinness, segundo a segundo, que el arcoíris duró nueve horas", concluyó Chou.