Un diálogo estético manifiesta la contemporaneidad nacional

HENRY DELGADO

Una galería puso a conversar a dos artistas plásticos utilizando sus obras como medio. Las piezas de Luis Salazar y Armando Ruiz pueden parecer distantes a simple vista; sin embargo, se acercan en las construcciones críticas que presentan sobre la actualidad venezolana. Des-armando mitologías fundacionales es una exposición de la galería Carmen Araujo que revisa el contenido político nacional.

En una sala de pocos metros cuadrados se enfrentan La oficina de mi madre (las que silencian) de Ruiz y collages de diseño superpuesto de Salazar. La primera obra consta de 61 tapas de aluminio troqueladas en las que se puede leer: “Cállese y haga”, “Deterioro emocional” o “Cansancio desgarrador”.

“La idea es hablar del maltrato que ocurre en el núcleo familiar”, explica Ruiz, y añade: “Me adentré a pensar sobre la carga que puede tener una persona con la responsabilidad familiar a cuestas”.

La pieza de Armando Ruiz no ha sufrido modificaciones desde que la montó por primera vez en 2013, cuando la presentó en el Salón Octubre Joven en Valencia, certamen que el joven artista ganó pero no recibió el premio por lo que asegura fueron razones políticas.

“Muchos espectadores hicieron relaciones con los cacelorazos en contra del gobierno, aunque ese no es el eje temático de la obra”, explica el creador, que también ganó el primer lugar de la XV edición del Salón Jóvenes con FIA.

Luis Salazar estudió arte puro en la Escuela Cristóbal Rojas, de la cual egresó en 1993. El artista, que ha participado en colectivas como el XVII Salón Aragua en 1992 o el II Salón Pirelli en 1995, expone collages hechos a partir de revistas de diseño que versan sobre las particularidades de la vida en la ciudad y de cómo el hombre transforma la estética a su antojo.

“Los dos artistas están teniendo un diálogo por contraposición”, sostiene la curadora del montaje, Sandra Pinardi, y agrega: “Ambos han trabajado con el desarme de las narrativas legitimadoras de la estética contemporánea venezolana”.

Pinardi precisa que las preocupaciones en torno a la violencia intrafamiliar e incluso la propuesta estética que utiliza Ruiz se presentan como una contraposición con el momento político venezolano contemporáneo. Este versar sobre la actualidad también está presente en la obra de Salazar, quien “tiene un choque al igual que Ruiz, pero con las narrativas artísticas del presente. En este encuentro se manifiesta y se pone en crisis la realidad del espectador a través del mosaico”, aclara la curadora.

La galería Carmen Araujo tiene pautado realizar dos encuentros más siguiendo la línea expositiva de Des-armando mitologías fundacionales. En el siguiente, programado para principios de noviembre, se expondrán las piezas de Daniel Medina y Juan Iribarren.

Aparte de mostrar el diálogo estético entre ambos, las exposiciones del centro cultural pretenden acercar al público a las piezas de artistas emergentes de la mano de otros ya consolidados.

Des-armando mitologías fundacionales

Carmen Araujo Arte y Hacienda La Trinidad Parque Cultural
Martes a sábado, de 10:00 am a 5:00 pm
Domingo, de 11:00 am a 4:00 pm

Entrada libre