El arte y el espectáculo vacían los bolsillos

La cultura y el entretenimiento se han visto afectados notablemente en los años recientes. Tanto el cine, como el teatro, la música y la literatura ya no son una opción accesible para el disfrute de toda la familia.

Aunque ver una película o una obra en una sala siguen siendo las alternativas más económicas, es innegable cómo la inflación ha hecho que disminuya considerablemente la afluencia de público. La situación se torna más complicada si la salida incluye la compra de chucherías como cotufas y refrescos.