• Caracas (Venezuela)

Alonso Núñez

Al instante

Cine y cocina:
5 películas memorables

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1.-  The cook, the thief, his wife and her lover. Peter Greenaway, 1989

Al abstraerla un poco, la historia podría resultar familiar para algunos cocineros: un capo de la mafia adquiere un restaurant de lujo. Allí, junto a la pandilla, se dedica cada noche a humillar, desde un recién adquirido poder, a su propia esposa, clientes y mesoneros por igual. Sólo el chef permanece intocable; no así su comida, que es despreciada por la insolente ignorancia de su nuevo patrón. En esta obra de arte, llena de una bizarra ternura sexual entre la esposa del ladrón y el amante de aquella, el genio de Greenaway logró mezclar con armonía visual absoluta su antiguo oficio de pintor con la posmoderna creatividad de Jean Paul Gaultier y el clasicismo culinario de Giorgio Locatelli, para expresar con virtuosismo el violento espíritu de avaricia que marcó la década de los ochenta. 

2.- Tampopo. Juzo Itami, 1985

En esta maravillosa joya  “cinematoculinaria” se unen los códigos del western americano con las películas de estilo samurai, el food porn y algo de la cruel comedia japonesa. Tampopo es una cocinera viuda a quien su marido le ha dejado la pesada carga de un pequeño ramen house a orillas de una carretera. Un camionero con aspecto de cowboy se convierte en su crítico,  a la vez que maestro,  y la entrena para ayudarla a alcanzar el perfecto ramen. Cual “Decamerón” nipón, diversos relatos se van tejiendo para dejar entrever las conexiones entre el conocimiento gastronómico y la violencia de género, las irreconciliables diferencias culturales con Occidente, las rígidas jerarquías sociales,  y la plenitud personal gracias al dominio de la técnica culinaria.

3.- Estómago. Marcos Jorge, 2007.

Raimundo Nonato llega de la provincia brasileña a Sao Paulo y rápidamente aprende el oficio de cocinero. Empieza en un bar de tapas fritas, sigue en un elegante restaurant italiano y termina cocinando en la cárcel después de una historia de sangre y mucho sexo. Película fácil y divertida pero de una rica complejidad temática pues muestra un cruce de códigos y referencias a la “picaresca española”, el cine de realismo de la sociedad marginal latinoamericana, la movilidad social, los juegos de sumisión y poder,  y la obtención de éste por medio de la violencia … y la comida.

4.- Como agua para chocolate. Alfonso Arau, 1992.

Todo ocurre en el México de la Revolución, en donde existe la antigua tradición familiar que obliga a una de las hijas a no casarse para cuidar a su madre hasta la muerte. Pedro se casa, pero es a Tita, su cuñada cocinera, a quien realmente ama. Y ella a él. Deben convivir bajo el mismo techo y Tita prepara desde el primer momento platos con los que comunica a sus comensales todo tipo de emociones, desde tristeza hasta deseos eróticos.

La escena de las codornices en salsa de pétalos de rosa fue objeto de culto entre algunos cocineros en la Caracas de los ‘años noventa. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en la película, no se vieron mujeres ardorosas cabalgando desnudas después de probar este plato.

5.- La Grande Bouffe. Marco Ferreri, 1973.

El relato escatológico de una orgía de sexo y comida fue considerado por la crítica del momento como de muy mal gusto, a pesar de haber Ganado el Festival de Cannes. La historia es extremadamente simple: cuatro amigos hastiados de la vida deciden encerrarse en una villa con el firme propósito de comer platos de alta cocina y tomar los mejores vinos hasta morir. Uno a uno lo va logrando con la ayuda de dos confundidas prostitutas y una diligente maestra de escuela, quien sobrevive para contarlo. Tres genios de Italia en una misma película: el director Marco Ferreri, el actor y escritor Ugo Tognazzi y el apuestísimo galán Marcello Mastroianni dieron vida a esta dramática sátira del colapso de la sociedad contemporánea.

@nunezalonso