• Caracas (Venezuela)

Alonso Núñez

Al instante

Alonso Núñez

Arte y Cocina (I)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esta es mi personal y caprichosa elección, hecha casi al azar, de algunas obras y artistas que ejemplifican los puntos de encuentro entre dos labores humanas que comparten sensibilidad espiritual, dominio técnico y mucha necesidad expresiva. A partir de hoy publicaré imágenes de estos artistas en mis cuentas twitter @nunezalonso e Instagram @nunez_alonso


1. Pinturas de la Cueva de Altamira

“Mira papá,bueyes”, exclamó en 1879 la hija de uno de los descubridores de esta cueva  en Cantabria sin saber que estaba frente a la “Capilla Sixtina” del arte rupestre paleolítico. Las imágenes en el techo de la caverna, habitada hasta hace trece mil años, representan una bellísima animación de bisontes y otros animales que han planteado por años la discusión acerca de su iconografía y significado: motivos religiosos, ritos de sexualidad y fertilidad, ceremonias para la caza, totemismo, guerras entre clanes o simplemente arte por el arte? A mí me gusta creer en la idea que en ese lugar de la cueva se cocinaban maravillosas bestias salvajes de carnes con sabores profundos a las que se le rendía culto con estas hermosas pinturas. Ellas son la primera alegoría de la gastronomía.

 

2. Retrato con verdura, Arcimboldo

Hoy las ilusiones ópticas de sus pinturas de rostros hechos con vegetales, flores, frutas y animales forman parte de la cultura visual de toda persona interesada en la gastronomía. Sus series de los Elementos y de las Estaciones son las más conocidas, pero tal vez sea el “Retrato con verdura” una de sus piezas más ingeniosas, algo típico del arte renacentista y barroco. En este cuadro, al ser girado ciento ochenta grados, vemos cómo la simple imagen de una vasija que contiene nueces, nabos,cebollas, setas, ajos y otros vegetales se convierte en rostro humano.

Arcimboldo, como toda persona que ve la realidad con una óptica diferente a la de los demás, fue tildado de desquiciado mental. Su obra, una visión alterna y crítica de los bodegones y naturalezas muertas que prevalecían en su época, fue retomada por los surrealistas siglos después.

 

3. Vieja friendo huevos, Velázquez

Qué se puede decir de Velázquez sin caer en el lugar común? Que es uno de los más grandes artistas de la historia? Que sus Meninas, junto al Guernica de Picasso y la Mona Lisa sean las pinturas más conocidas del mundo? A mí me basta con haber visto personalmente  la “Vieja friendo huevos”, una pintura de su época de aprendiz, en la que el aceite de oliva brilló y vibró caliente ante mis ojos incrédulos viendo la perfecta maestría de lo que la mano humana puede alcanzar. Sólo un espíritu elevado que disfrute de la simplicidad de un huevo frito logra pintar  aquél aceite que parece estar a punto de derramarse ante el espectador….y darnos hambre.

En mi próxima columna seguiré con esta lista.