• Caracas (Venezuela)

Alonso Núñez

Al instante

Arte y Cocina (V) Pop Art y cocina: un caso en Latinoamérica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cultura de masas –presente en las marcas comerciales, la publicidad, el cine, la televisión, los carteles, los periódicos y las tiras cómicas– entró al mundo del arte en los años cincuenta. El énfasis sobre la banalidad de la sociedad de consumo y la repetición mecánica de la producción industrial se convirtió en la imaginería de un arte popular llamado simplemente Pop. Su principal exponente, el artista estadounidense Andy Warhol, famoso por sus pinturas de latas de sopas, dijo alguna vez: “el Pop Art desea, sin ilusión alguna, hacer que las cosas hablen por sí mismas”.

En Latinoamérica hay muchos artistas que han evolucionado y decantado propuestas dentro de esta corriente. Sus obras están llenas de ingenio y del color local de nuestros países. Hay un caso particular que quiero mencionar debido a la ironía y sentido del humor que ha demostrado a través del uso utilizando alimentos de consumo masivo. Se trata de la argentina Marta Minujín.

En 1979, Marta Minujín escribió a la Corporación McDonald´s una petición para que la compañía patrocinara su obra “La Estatua de la Libertad cubierta de hamburguesa o The Transformation of the Statue of Liberty into Something Edible”. La carta decía: “Les escribo porque tengo una idea a ser ejecutada con hamburguesas”. Minujín planeaba construir una réplica en hierro de la Estatua de la Libertad, probablemente el símbolo más representativo de Estados Unidos, e instalarla acostada en un parque muy céntrico de la ciudad de Nueva York. Allí, este ícono durmiente sería calentado con lanzallamas mientras empleados de McDonalds ascenderían por escaleras de camiones de bomberos para cubrir la estatua con miles de hamburguesas, convirtiéndola así en un gigantesco grill que alimentaría al público. La compañía, por supuesto, declinó la oferta de la artista.

Luego, en 1985.  Minujín hizo “El pago de la deuda externa argentina con maíz, ‘el oro latinoamericano’”. En esta serie la artista se fotografió entregándole mazorcas al ya mencionado artista estadounidense Andy Warhol. Para esta ocasión pintó de color oro mil mazorcas, como símbolo no sólo de la riqueza como mercancía de este cultivo, sino también como un poderoso elemento cultural latinoamericano cedido a los pueblos del norte desde hace cientos de años, proponiendo así la idea de un intercambio justo entre pueblos e, incluso, el pago por adelantado de una deuda contemporánea.

@nunezalonso