• Caracas (Venezuela)

Alonso Núñez

Al instante

Arte y Cocina (II)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Última Cena, Da Vinci. Leonardo pintó este mural entre arrebatos de furia y períodos de tensa calma y contemplación. Sus biógrafos cuentan cómo algunos días trabajaba desde el amanecer hasta la llegada de la noche sin probar bocado ni trago alguno. La pintura transmite las diferentes reacciones anímicas de los 12 apóstoles en el momento en el que Jesús dice: “uno de ustedes me traicionará”.

La pintura sufrió muchos daños a causa de la técnica utilizada por Leonardo, lo que exigió muchísimas restauraciones que algunas veces se convirtieron en alteraciones del original. Podríamos esperar de DaVinci haber pintado para esta ocasión alimentos de la tradición judía,  como pan ácimo o sin levadura, cordero, vino y algunas hierbas. En fin, elementos que coinciden con la tradición cristiana de la Eucaristía, como el pan y el vino; o el cordero como simbolismo de la imagen de Jesús entregado en sacrificio a Dios en expiación de los pecados humanos.

Eso es lo que creímos hasta 2008, cuando  el historiador del arte John Varriano hizo público que había descubierto que Leonardo pintó el que fuera uno de sus platos favoritos: anguila a la parrilla decorada con rodajas de naranja, también llamada “Anguila a la Veneciana”. Varriano dice incluso haber encontrado anotado en la libreta personal del pintor los ingredientes para hacer esta receta. De acuerdo con lo que logro deducir de los ingredientes y descripciones del plato pareciera, sin embargo, tratarse de una especie de escabeche tibio de anguila, pasada primero por harina, frita en aceite de oliva y bañada por un líquido cítrico para su conservación. Algo que Jesús y sus apóstoles, definitivamente, sería muy poco probable que hicieran.

Les recomiendo visitar el sitio www.haltadefinizione.com. Es de una empresa italiana que ofrece la posibilidad de visitar imágenes de obras de arte con una altísima resolución. Podemos allí ver incluso mejor que lo que logramos en congestionados museos con obras a las que muchas veces no nos está permitido acercarnos a poca distancia.