• Caracas (Venezuela)

Alicia Freilich

Al instante

Rendir cuentas y cuentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La administración del triunvirato Chávez-Maduro-Cabello carece de  memoria y cuentas abiertas a la contraloría pública. Les resbala el mandato legal que exige  los continuos debe y haber del tesoro nacional manejado  a discreción y capricho durante 16 años. Y junto a la ausente contabilidad del dinero nacional, ni jurando por su patria chavista, se atreven a mostrar el registro certificado  de su patrimonio personal y familiar, mucho menos el de ahora, cuando quieren imponer a sus víctimas, mayores  sacrificios  en hambre, peste y criminalidad.

¿Es que en efecto, triunfó la revolución amoral y nada de eso nos importa ya? ¿O será que por natura y mala crianza somos una sociedad cómplice, frívola indiferente, parejera, vivalapepista?

¿Acaso necesitamos una democracia casi  dictatorial desde la propia Constitución, vigilada por un suprapoder contralor independiente que nos obligue al cambio mental imprescindible para refundar el país rentista y llevarlo a productor soberano, mientras el crudo todavía tiene algún valor mercantil y puede lubricar ese viraje?

Lo preguntó en 1984 el binomio José Ignacio Cabrujas – Ibsen Martínez, en su guión televisivo del unitario El dìa que se acabò el petróleo. Nos pareció talentosa pero loca  ficción pues éramos menedependientes. Ahora, cuando leo a Eduardo Liendo en El día que me quieras (Seix Barral 2014) frase que da título a su magnífica novela y a uno de mis boleros predilectos, cabe denunciar que  por falta de instituciones y de una oposición formal eficaz, al gremio comunicacional y artístico nos toca  exigir sin medias tintas un auténtico balance financiero oficial. La troika delictiva y sus herederos responde como siempre con mentira, insulto y amenaza desde listados fascistas.

Por contraste, la deliciosa narración de Eduardo Liendo si da cuenta, sin secretos ni trampas. Fluida  y tierna registra minuciosas cuitas y cuentos a la distancia de toda una vida venezolana en  setenta años desde mediados del siglo  XX hasta hoy, casi todos apacibles, exceptuando los intentos subversivos  a lo Fidel y Che, a algunos de sus actores están hoy en Fuerte Tiuna, Miraflores y sucursales. La mayoría del “ta barato dame dos” escapó de la frágil realidad  local con mitos fílmicos, literarios y musicales. La melancolía de ese recuento nos señala como generación sortaria, culta y creativa, apta para recibir la modernidad civilizada. Pero políticamente inmadura, ciega, ingenua, pasiva, confiada en que nuestra negra mina era eterna y que defender el otro “contigo”, el país demócrata era asunto ajeno, exclusivo de una casta: políticos corruptos, técnicos latosos  y analistas necios. Que involucrarse en esa trama no era obligante ni sabroso. Nos bastaba con “dar por vivido todo lo soñado”.Este libro es una literaria, valiente limpieza de alma.

Nunca es tarde para el perdón si por fin, ahora somos políticamente adultos al exigir(nos) y rendir(nos) cuentas claras, numéricas y letradas Y si bajo control financiero  se puede  todavía sembrar el mene con arte, ciencia y tecnología, tal como lo entendió y fundó el estadista Rómulo Betancourt. Pero todo eso conlleva el reinicio  de una libertad honesta y socialmente comprometida, la por venir si por fin, en verdad crecimos a fuerza del sufrimiento que tiene retrato en las calles del hambre furiosa  y en Ramo Verde.

alifrei@hotmail.com