• Caracas (Venezuela)

Alicia Freilich

Al instante

Alicia Freilich

Lágrimas de Dilma

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Cuando el dolor se parece a un país, se parece a mi país”

Juan Gelman.

El país que fue será. 2004


En días cuando se recuerda que los derechos humanos son de obligatorio  cumplimiento internacional que no prescriben pues no dependen de partidos ni de regímenes políticos, la presidenta de Brasil, una extraña vecina que poco se manifiesta cuando este país pasa por quince años de su  continua violación proyectada desde Miraflores a todos los ámbitos nacionales y personales, llora  a moco tendido y por supuesto público, al recordar las torturas que ella y su familia padecieron bajo regímenes militares.

De ahora en adelante usaré la frase que da título a esta nota para significar la  insensible y oportunista conducta de otros presidentes electos, muy del Unasur chavista  como  la  del de  Bolivia con su muy capitalista comunismo, o esa  nada transparente trayectoria de la mandamás argentina y la del nicaragüense de tan oscura biografía pero clara avaricia petrolera, cuando se reúnen alegres en un multimillonario palacio ecuatoriano que algún día llevará otros nombres más  ceñidos al quehacer democrático. Y donde sí se respetará la legislación derivada de la Carta Interamericana  hoy el olvido, por cierto  de inspiración venezolana.

Se supone que cuando por nuestra sangre individual corren huellas imborrables  como las que provienen de persecución, cárcel, maltrato, amenaza, discriminación, matanzas encubiertas como accidentes, en fin, de cualquier método represivo oficialista destinado a criminalizar y anular al disidente, se supone, repito, que esa herida abierta nunca sana del todo, cumple una función ejemplarizante, sincera, de auténtica solidaridad, ahora tantas veces con lágrimas de cocodrilo como éstas pero muy pocas las que se transforman  abiertamente en ríos y mares abiertos para albergar a esas víctimas. O en voces directas, honestas, humanizantes, que al margen de cualquier oportunidad mercantilista, denuncian el terrorismo ejercido por dictaduras del terror. Y cada día más pronunciado, como es el caso nuestro, con miles de presos y torturados  desde febrero pasado, la mayoría libres a medias, con mordaza roja. Otros nuevos, recientes, bajo botas de  guardias  bien remunerados.

Dilma, Cristina, Evo, Daniel, Rafael, y otros más neutros, tengan la seguridad de que Venezuela sí los defenderá cuando sus héroes, la sombre del Che, los hermanos Castro y sus equivalentes de la órbita neosoviética los releguen y persigan pues ya no estarán en primer plano y les convenga denigrar de su desempeño, entonces les diremos: “Pasen adelante”.

Sí, porque Venezuela es plural,  libertaria  y  cuando quiere llorar porque siente dolor, entonces  se derrama,  de verdad verdad.