• Caracas (Venezuela)

Alicia Freilich

Al instante

Discúlpese señor Obama

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con todo respeto debemos reclamarle porque ha ofendido nuestro sentido de pertenencia patriótica. Con su declaración y las medidas que refrenda contra siete honorables venezolanos, seis militares y una civil, buenas personas pero acusados de violadores de los derechos humanos, demuestra su ignorancia sobre Venezuela, país integralmente democrático desde hace dieciséis años, donde se respetan sin falta todos los derechos humanos, al punto de que no hay presos políticos sino políticos presos bien alimentados, con aire y sol a diario, bibliotecas, computadoras y televisoras en cada celda y constitucionales  derechos totales a la defensa. Ni estudiantes torturados y asesinados por una tropa entrenada para disparar contra manifestantes pacíficos y desarmados, lo que sí hay son cabezas  infantiles y juveniles llamadas escuálidas, donde no hay cerebro gris y las balas revolucionarias penetran sin inconvenientes en ese vacío, según afirma nuestro culto representante en la OEA.

Venga. Come tomy home, perdone usted, ingenuo presidente Barack Obama, no se limite a escuchar o leer falsas noticias, venga, y podrá comprobar la libertad con que caminamos nuestras calles día y noche, los supermercados repletos de alimentos, las farmacias surtidas, los hospitales tan dotados como ninguno de los existentes en su tierra, los obreros en su lugar de trabajo bien pagados, los niños en escuelas de primera categoría reciben educación democrática, las universidades son un paraíso de abundancia en plena actividad como los principales institutos académicos mundiales. En fin, nuestra Patria Segura.

Pero, sobre todo, podrá constatar que las multimillonarias inversiones en dólares  petroleros y de procedencia cuya limpia fuente está por aclararse, han equipado al mejor ejército continental, por si no lo sabe, pues tenemos mil y tantos generales en casi todos los cargos públicos o en reposo, pero armados, no se fíe de su apariencia burguesa, son ejemplos del Hombre Nuevo, en perfecta formación física y mental, aptos para enfrentar desde suelo, mar, aire y en especial con sus milicias, a las fuerzas castrenses más poderosas del planeta. Es un reto al que usted y su pueblo se enfrentan con enormes riesgos de sufrir la derrota más vergonzosa de la historia republicana estadounidense.

Y eso, en los momentos actuales cuando usted se enfrenta a tantos problemas internos y externos, sería fatal para la culminación de su segundo tramo presidencial. Sálvese usted, presidente. Tiene unos días para pedir disculpas antes de que nos apoyen los imperios ruso, chino y nos visiten además, con la mejor voluntad de asesoría, los heroicos ejemplares militantes del Estado Islámico, con cuyos países de origen hemos sido amigos incondicionales desde hace tres lustros. Tienen entrada libre por una rampa protegida del aeropuerto principal, por si usted no lo sabe. Pueden humillarlo mucho antes de decapitarlo. Apúrese.

Mr. Obama. Somos un ejemplo continental. No entregamos fronteras como las de Guyana ni aceptamos órdenes de tiranos como los Castro, que luego de tanta amistad pactan con ustedes por urgencia económica mientras sube de nuevo el petróleo. No. Somos libres, independientes y soberanos. Somos bravo pueblo que el yugo lanzó. Avíspese, y bienvenido Mr. Obama. 

alifrei@hotmail.com