• Caracas (Venezuela)

Alfredo Cedeño

Al instante

Un general sin revolución (y II)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

01

Luego del ascenso de Chávez a la primera magistratura, el ahora general retirado Antonio Rivero se dedicó a profundizar su formación castrense y profesional. Luego de diversas incidencias que incluyeron, por parte de Lucas Rincón, haberle truncado un viaje a España para realizar un doctorado, concluyó su curso de Estado Mayor en el puesto 9. “Estando haciendo ese curso, empiezo a ver las pugnas, empiezo a ver lo del fidelismo. Y yo digo, no, esto no está bien, no me gusta”, y solicita irse a comandar en la Gran Sabana. “Yo estaba feliz que me iba a comandar para la Sabana, pero vino un coronel: No, ¿qué vas a hacer tú pá la Sabana?, ven y me sustituyes en Miraflores de jefe de telecomunicaciones. Le pedí que hablara con el presidente, y habló con él. El presidente le hizo firmar como una caución que era responsable si yo me metía en problema en Miraflores”.

02

Afirma Rivero que fue al palacio de gobierno obedeciendo las órdenes que recibió de ir allá como jefe de Telecomunicaciones: “Me puse a mi trabajo, al desarrollo de un sistema que era de mucha seguridad, el cual venía trabajando desde España”. La animadversión en su contra por parte del finado comandante eterno no  dejó de ser evidente, como ocurrió en 2002. “Chávez fue a la procesión de la Divina Pastora ese enero, yo colaboré con la parte de seguridad y Chávez me armó un lío solo a mí, que lo dejara tranquilo, si quería que lo mataran, que lo enterraran, pero que lo dejara tranquilo con la gente. Eso fue delante de todo el mundo, pensé: la cosa es conmigo.  Sin embargo, cuando ocurrió el 11 de abril, pese a que me acusaron de golpista, yo trabajé institucionalmente para que regresara porque consideraba que eso era una usurpación del poder. Aun cuando vi que Chávez renunció, que tenía la renuncia ahí en la mano. Tres copias sacaron: la que le trajeron, corrigió una, corrigió otra y después finalmente la que se llevó el actual general Chourio, que luego la retira porque lo dejan preso a él, pero ahí estaba la renuncia. Yo tengo el último escrito firmado de Chávez a esa hora cuando salió en la madrugada, en un libro, me escribió a mí y colocó esa famosa frase que en clave tenía conmigo. Hay quien dice ¿Por qué lo dijiste ahorita y no lo dijiste…? Aquí se ha dicho veinte mil cosas. Cuando digo que la renuncia existe y la tiene Diosdado es porque, y eso lo corroboro con un informe de inteligencia del año 2011, esa renuncia que se lleva Chourio, que vi cuando él dice: La apruebo, ésta es, vámonos, Chourio dice: Yo me llevo esto. La dobla y se la mete en el bolsillo interior de la guerrera militar que tiene puesta, pero resulta que Chourio es el que sabe dónde está escondido con Diosdado y el que lo va a buscar el día ese en la ambulancia, que lo tienen escondido hasta que lo traen, yo ni pensaba que la podía tener él. Es después hablando de la renuncia, en el año 2011, con un general que trabajó en inteligencia y que hizo un informe contra Diosdado Cabello para presentárselo a Chávez, y señala que la renuncia de ese día la tiene Diosdado, en ese informe está eso. Eso es lo que se maneja como la carta que siempre tuvo Diosdado para mantener prensado a Chávez”.

03

Niega enfáticamente la versión que corre de que Chávez pidiera siete millones de dólares para irse del país. “Él sí pidió irse del país y con su familia, él habló casi cinco veces con Fidel, iba para Cuba, por supuesto”. Y aprovecha para explicar por qué a raíz del 11 de abril Chávez transformó el concepto de Fuerzas Armadas: “Chávez vio que no podía confiar totalmente en las Fuerzas Armadas ante lo que le ocurrió. Baduel no le respondió ese día, en la noche no respondió, yo lo digo porque hacía las comunicaciones, Chávez llamó a los comandantes de guarniciones, ni García Carneiro le respondió, ¡ninguno le respondió!, ninguno. Cuando Chávez encuentra que ninguna guarnición importante del país le responde, dice: No tengo Fuerzas Armadas, Lucas ¿y esto? Entonces Chávez dice: ‘Renuncio’ y le indica: ‘Lucas encárgate de esto, tú asumes la función’. Por eso es que sale Lucas en televisión”.

04

Luego del torbellino del 11 de abril al entonces teniente coronel lo trasladan al Ministerio de Interior y Justicia donde lo colocan al frente de Protección Civil. “Yo no voy allá porque era la panacea, a mí me tocaba comandar y quería comandar, en julio, pero no me dieron el comando y se confabulan con Lucas Rincón y me mandan a Protección Civil para callarme y neutralizarme, porque temían que yo me alzara, y me sacan del juego militar. Yo no me voy allá porque era un premio. ¡Jamás! Yo asumiendo mi trabajo en cualquier instancia hice lo que pude, modestamente”. Son los tiempos cuando vimos a Antonio Rivero al lado de diferentes autoridades regionales opositoras cumpliendo labores de salvamento, lo cual le trajo colas. “Yo era antiizquierdista y lo sabía Chávez”. Nunca dejó sus contactos con la prensa escrita y fue quien hizo llegar pronunciamientos militares a La Razón y El Nuevo País, entre otros. “Yo hablaba con Marta Colomina, yo era uno de esos militares que informaban, siempre fui un informante de las cosas negativas, para tratar de hacer luces para que eso se revirtiera. Claro, uno podía salir a la luz, yo soy un comandante se levanta, habla, ¿qué va a hacer? Preso y listo, se acabó, más nada, pero mi carrera era la militar, no esperaba otra cosa”.

05

Testigo de primera línea: ¿Cómo hizo Chávez para lograr ese liderazgo en la Fuerza Armada y que estos generales le respondieran? Le pidieron aviones, le dio aviones; le pidieron barcos, les dio barcos; le pidieron cañones, les dio cañones; le pidieron tanques, les dio tanques; le pidieron fusiles, les dio fusiles. Y después de 2010, que yo denuncio, y lo llamaron el aumento Rivero, que también hay problemas sociales, le aumenta 40% de sueldo de un solo tajo por encima de lo que había aprobado en la parte civil. Chávez logra ese liderazgo militar a punta de real.” Explica pormenorizadamente que el comandante eterno había venido orquestando un plan de anulación de las FAN, y para ello se había estudiado, entre otras cosas, cómo está estructurado el Partido Comunista Chino en lo militar, cómo los militares están dentro del Partido Comunista, cómo el Partido Comunista está dentro de los militares: “Todo eso estaba fraguándose. Por supuesto muy subrepticiamente, muy astutamente. Chávez buscaba que se diera un proceso de igualdad tipo comunista y se consolida más con esa intención cuando se levanta en contra Baduel, siendo su compadre, y termina siendo el conejillo de indias para quien se vuelva alzar: va preso; Baduel se constituyó en la referencia de lo que podría ser de aquel que se opusiera. ¿Qué pasó con Antonio Rivero?, que luego de casi 6 años en Protección Civil me revisaron hasta la cédula, hasta debajo de las piedras me buscaron, no pudieron dejar de darle el finiquito a esa gestión, no cometí corrupción, yo salí sin carro y sin casa”.

06

“Cuando en 2010 denuncio lo de los cubanos, que me niego al patria, socialismo o muerte, que me pongo a enfrentar internamente a los cubanos en la FAN, internamente porque no podía hacerlo público todavía, porque no tenía sentido, porque me iban a meter preso como un bobo, prefiero irme de baja. Apenas salgo y denuncio, me abren juicio, me imputan un delito militar cuando soy civil ya, se me imputa por traición a la patria. ¿Por qué no me llevan a juicio? Lo único que hacen es imputarme y lo fueron rodando de seis meses en seis meses. No lo hicieron porque no tenían nada. Yo tengo fotos, videos de todo, de dos estado mayor de dos guarniciones exponiéndole a unos cubanos los planes de seguridad y defensa, y cada uno de ellos si me llevaban a juicio tenían que declarar, y el propio Hugo Rafael Chávez Frías lo tenía que hacer porque fue público y notorio que en diversas oportunidades lo dijo a voz en cuello que las fuerzas militares cubanas estaban colaborando con las fuerzas armadas venezolanas. No pudieron llevarme a juicio porque eso se les devolvería como un bumerang”. Sin embargo, el que fuera su compañero de promoción, Miguel Rodríguez Torres, lo llama en abril de 2013 y lo invita a su oficina en la dirección del Sebin para hablar. “Cuando llego, me está esperando el oficial de guardia de Investigaciones con la orden de aprensión y me deja detenido, no era para hablar nada. Mi compañero, mi amigo, que habíamos compartido más allá de la diferencia política. Esas son debilidades, acababa de ser nombrado ministro, tenía un nuevo cargo en el cual quería destacar. Todo eso es una autodefensa ante la situación en la que se ven inmersos, de ese desastre que no se sienten responsables, pero saben que hay responsabilidad. Todas las acciones que pueden acometer son autodefensa y terminan en aberraciones como los hechos estos que acaban de ocurrir en la Cota 905. ¿Qué pasó allí? Ahí hubo desdoblamiento de las fuerzas colectivas que se están oponiendo porque tienen necesidades y no van a entregar las armas; y un desastre creado por el mismo gobierno, y que han ocasionado sus políticas como tal, genera lo que vimos allí”.

07

En nuestra larga conversación, el general Rivero se refiere a lo dicho semanas atrás por otro de los amigos aquí entrevistados, José Vicente Carrasquero: “Respetándolo a él y su análisis, es imposible eliminar las Fuerzas Armadas en un país como Venezuela. Tienes un país con unos antecedentes subversivos de izquierda muy notorio, que ha tenido disputas fronterizas muy marcadas en la parte marítima, tienes el Esequibo; y en otro orden, tienes una historia militar independentista que guarda una tradición, un pueblo sin tradiciones difícilmente puede devenir en un acontecimiento hacia lo cívico, la historia militar hace prevalecer el ejercicio cívico. Costa Rica tiene una connotación muy diferente, y lo mismo Panamá. Desde el punto de vista de la interioridad propiamente militar venezolana, está la soberanía de los recursos energéticos, minerales y que viene a ser una pretensión a todas luces de cualquier país del mundo. No puedo negar que se ha llegado a un nivel de opinión muy negativa, en cuanto al servicio que en seguridad y defensa deben prestar en respaldo a la democracia, en asegurar y garantizar  el ejercicio democrático, transparente, justo y de equidad de derechos”. No puede dejar de mencionar la nefasta influencia de las fuerzas armadas cubanas, y lo que ello significa en cuanto a la soberanía ya que todos los planes estratégicos de seguridad y defensa del país, que se supone son secretos de Estado, están en manos de los cubanos. “Yo no quisiera decir esto y pecaría de inmodesto, pero no tienen voluntad, ¡no hay bolas!, en la parte militar ante algo tan grave, y en la parte civil también, porque eso que yo revelé –y no me quiero adosar la supremacía de esa denuncia, porque han ocurrido muchas, muchísimas–, que ya hubiera ocurrido ya un cambio, una defenestración total de este sistema, de este régimen”.

08

Lamenta que Venezuela tenga una cultura de liderazgo político al cual se adecua el país. “Hay una falta de conducción, hay complacencia y quieren salvar su pellejo, sus posiciones, dicen que todavía pueden compartir, convivir y quiere tratar de sobrellevarse.  No digo que a la larga no pueda ser una vía pero es a la larga, mientras Venezuela sigue sufriendo la inclemencia, la penuria, de un desastre que cada vez es más profundo, cada vez atenta contra la vida y existencia de generaciones. ¿Eso es producto de qué?, no solamente de un régimen totalitario, sino también por la pasividad equívoca o falsa pasividad de unos líderes que han tenido la oportunidad de conducir el país de una manera tajante y pacífica para que se acabe esto y no lo han hecho. Definitivamente estamos viviendo una dictadura. Ahora, ¿hay posibilidades en Venezuela?, claro que sí hay posibilidades totales, absolutas sobre Venezuela. Las posibilidades de cambio están, Venezuela puede salir de esto, pero si no hay una conducción de esa naturaleza lamentablemente seguiremos sumidos en una deuda social muy arraigada con elementos ideológicos que pueden hacer surgir en cualquier momento escaramuzas. Yo no hablo de las Fuerzas Armadas como un todo, pero sí hablo de un segmento muy importante que puede rescatar la institucionalidad y rescatar el poder para el pueblo, por supuesto esto no es fácil, requiere articulación, requiere coordinación. Yo recibo constantemente información de militares activos y por supuesto que no es fácil la articulación”.

 

09

Asegura que en Venezuela jamás puede haber golpe de Estado, y razona de la siguiente manera: “¿Cuál es el concepto de Estado? Tiene tres elementos: gobierno, territorio y población: tenemos una población diezmada, humillada, vejada, sufrida, en penuria, con pérdida de identidad; un territorio violado, invadido por una fuerza de ocupación extranjera, un territorio endeudado, violentado, ¿se puede hablar de un territorio pleno?, ¿cuántas concesiones no están entregando a diestra y siniestra?, petrolera, mineras, del oro, del hierro, de la bauxita; lo otro es el gobierno, ¿realmente hay gobierno de un ejercicio democrático, de un servicio público? ¿Hay autonomía de poderes? No hay Estado, por ende no puede haber golpe de estado, lo que habría sería el restablecimiento del Estado que es superior incluso al restablecimiento del hilo constitucional. Habría devolución de garantía a los ciudadanos, de soberanía y de establecer un gobierno que realmente brinde el ejercicio democrático de servicio público que garantice todo lo que está establecido en ese pacto social de la Constitución a la población. Eso debe ocurrir y nadie puede condenar en el mundo esto, y ese es nuestro papel. Los que tenemos voces tenemos que hablar, tenemos que decir, tenemos que señalarlo, no podemos dejar de luchar, no podemos dejar de avanzar, no podemos dejar de crecer, no podemos dejar de expresarnos mientras podamos”.

10

Esta conversación no podía cerrar sin tocar lo electoral, y sin vacilación afirma: “Mi posición es que no haya elecciones bajo las condiciones actuales. Tampoco podemos olvidar las cifras que dieron meses atrás tres encuestadores que refieren que el favoritismo de la oposición no necesariamente le puede dar el triunfo en lo electoral. No se puede llevar el país de nuevo a una desesperanza, envolverlos en un ambiente, una burbuja de optimismo, de ilusiones. No estoy diciendo que provoquemos el no voto, yo no estoy en contra de votar pero estoy en contra de ir como corderos al matadero y a una nueva desesperanza, sin condiciones. Ellos no están cruzados de brazos, pero peor aún llegar a supuestos acuerdos para legitimar eso es un riesgo que no se debe correr. Una observación internacional, con todo el respeto a mi gran amigo, hermano, compañero Leopoldo que lo pidió, terminaría avalando el fraude, legitimándolo. ¡Ojo al Cristo que es de plata! No es para causar desaliento, tampoco romper la esperanza, es que la esperanza tiene que convertirse en un elemento de estrategia y acción combativa para lograr condiciones, sin las cuales no puede haber elecciones. Logremos acuerdos que realmente garanticen el ejercicio legislativo posteriormente. Ponte que ganemos la mayoría simple, porque no vamos a ir más allá de eso, y esa asamblea aprueba una Ley de Amnistía, ¿quién le da el ejecútese?, ¿quién le abre la reja a los presos?, ¿quién garantiza eso?, ¿un Poder Judicial en manos de quién?, ¿acaso no pueden decretar inconstitucional esa ley y no aplicarla?, ¿quién cumple eso? Se lo van a bailar. Entonces hay que combatir desde ya. Hay que lograr que el régimen se vaya.  Yo propongo una Junta de Gobierno que sea una Junta Cívica con representación militar, que garantice un ejercicio transitorio a una etapa democrática que debe en primer lugar destituir todas las cabezas de los poderes, y de tres a seis meses, se decida y se convoquen unas elecciones parlamentarias con un nuevo árbitro electoral, establecida la Asamblea inmediatamente designan al Tribunal Supremo de Justicia, y todos los poderes de acuerdo a lo que se establece. Insisto: no pueden haber elecciones, es una farsa, este régimen debe caer y debe asumir la responsabilidad la sociedad civil y la Fuerza Armada con esa preponderancia y ese empoderamiento que está escrito en la Constitución: el pueblo es quien tiene la potestad de regir su destino, y es quien tiene la potestad para quitar o poner. Trabajemos todos lo máximo, sabemos que ante un cambio habrán diferencias, pero que las Fuerzas Armadas tome el control del orden interno del país para garantizarlo, y la seguridad. Esas barbaridades de manifiestos hamponiles tienen que acabarse, con el respeto de todos los derechos”.

http://textosyfotos.blogspot.com