• Caracas (Venezuela)

Alfredo Cedeño

Al instante

¿Hubo fraude? ¿Habrá fraude? (y II)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Estamos viviendo una borrachera electoral, y creemos que es la panacea de todos nuestros males. Quiero que alguien tenga los pantalones de decirme en mi cara que nuestro sistema electoral no es vulnerable y que la voluntad del electorado puede ser variada y no respetada, en consecuencia. Aquí hay una serie de elementos tecnológicos y humanos que se utilizan para modificar la decisión real, que es manipulada en función de los intereses del régimen. Ahora bien, en ese escenario que tenemos, ¿se puede, y se debe, en consecuencia, apostar a un referendo revocatorio en el cual las condiciones siguen siendo las mismas?” La precisión de este amigo, licenciado en comunicación de la UCV, y no ingeniero de sistemas tal como me reconvino luego de la publicación de la primera parte de su entrevista, es quirúrgica, no da concesiones.

“Aquí hay todavía infinidad de ‘políticos’ que juran que las benditas máquinas de votación son una versión digital de la virgen María: castas, vírgenes y puras. Te aseguran con su cara muy limpia que es imposible el que puedan establecer comunicación con otras herramientas de similar tenor. ¡No sólo lo dicen, lo creen! Sólo les digo que por favor estudien el trabajo de la profesora Isbelia Martín donde se demuestra que sí hubo conexión entre ellas y el CNE, lo cual está demostrado en el estudio que ella hizo de los logs de comunicación de la oportunidad en que se hizo el referendo del 2004.”  Reitera que el “cambiazo” comicial ha sido una constante, de la cual no escapó ni aún el reciente proceso del 6 de diciembre del 2015.

“En una mirada rápida puedes ver que los rojitos siguen teniendo un apoyo del 40%, ¿quién cree eso? Eso me dice que ahí metieron las pezuñas. Por cierto, hoy deben estar arrepentidos de no haber respetado el método tradicional de representación porque entonces hubieran logrado mayor cantidad de diputados que los que ahora tienen. Y aquí aprovecho para comentarte lo que pasó el 6 de diciembre del 2015, no pudieron implementar la trampa porque como eran elecciones regionales y ahí cada quien si vigiló su voto, no pudieron meter cabras. Pero sigamos hablando de lo que sí escarbé a profundidad, y ese trabajo que ya te mencioné sobre las presidenciales Capriles-Maduro, Aspectos Estadísticos de la Auditoria elección Presidencial 2013. EL resultado real fue alrededor de 51,5% a favor de Capriles y 48,5% de Maduro, sin cuantificar la votación en el exterior, cuando tú le agregas los votos de los que viven en Miami y en otros sitios, el resultado te pasa de 51,1% a 51,3%. Allí hubo de todo. Te pongo un ejemplo al voleo: la selección de los miembros de mesa se hace a través de un algoritmo que hizo el CNE para correr un supuesto programa aleatorio que los escoge. Al chequearlos encontré que 38,5% de los miembros de mesa eran miembros del PSUV. ¡Qué casualidad!, y 18,9% miembros opositores. Pero no se queda ahí la ‘casualidad’, resulta que 60% de los presidentes de las mesas eran miembros del PSUV. Seguramente tu amigo Henrique Capriles Radonski te dirá que no importa porque hoy todo el mundo es de oposición, y te dirá: ‘Ellos fueron miembros del PSUV alguna vez porque trabajaban en tal sitio, pero ya no son más del PSUV’. ¡Pinga! Están inscritos ahí”.

Retoma la evaluación del proceso comicial del 2012, hecho por Mercedes Febres Cordero, Bernardo Márquez y Alfredo Weil, para continuar desnudando las irregularidades cometidas. “Es imposible estadísticamente que encuentres centros donde hubo un índice de participación de 80% y que 95% de ese universo votante sufragó por el gobierno. Ahí es donde meten la trampa hereje. Esos centros son siempre muy pequeños, ahí hacen lo que les da la gana, porque fueron creados expresamente para hacer trampa”.

Pese a un panorama tan poco alentador, asegura que como ya se optó por jugarse la carta referendaria –decisión que no cuestiona porque, insiste en remarcar, él no es político– hay una serie de exigencias que deben hacerse para poder llevar adelante unas elecciones reales. “¿Qué se puede hacer desde el punto de vista del sistema electoral, de los requisitos que debemos pedir como oposición, para que la voluntad popular se respete? ¿Qué vamos a exigir para que se acate? Muchos conceptos que te voy a emitir vienen de Alfredo Weil, ex rector del CSE, una de las personas, junto a Ezequiel Zamora, más respetable desde el punto de vista del conocimiento de nuestro sistema electoral. No conozco otros que conozcan más ese panorama y nos representen mejor”.

Me explica que la ONU estableció en 1948 a través de su Declaración Universal de los Derechos Humanos que una elección es auténtica cuando se celebra periódicamente, por sufragio universal y secreto, u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.  “Que el voto sea secreto es que no sea posible determinar por quién se sufragó, y que sea libre.  La Carta Democrática Interamericana en su artículo 3 añade justicia y equidad, lo cual no es otra cosa que una condena al ventajismo que ha sucedido en las elecciones venezolanas.¿Cómo era antes el árbitro electoral con la Constitución del 61? Se acogían los principios de la ONU y estipulaba que la legislación electoral aseguraría libertad, secreto del voto, y consagraría el derecho de representación proporcional de las minorías. También decía que los organismos electorales se integrarían de manera que no predominara en ellos ningún partido o agrupación política, se aseguraría su independencia en el ejercicio de sus funciones, y los partidos políticos concurrentes tendrían derecho de vigilancia sobre el proceso electoral. Ahora, ¿qué pasó en Venezuela de Chávez para acá? Se modificó la Constitución, de los cinco rectores electorales cuatro son del partido de gobierno, no hay equidad, y eso tenemos que transformarlo, para que sea justo con la proporción, nosotros deberíamos por lo menos lograr tres rectores. No podemos seguir con un CNE con 4 rectores del PSUV y todos sus organismos: Informática, Totalización, Cedulación, todo, controlado por el PSUV. Esos son cotos privados de caza de ellos nada más, eso no puede ser. Tiene que haber una renovación del CNE, eso lo tenemos que cambiar para lograr unos mejores resultados, es fundamental que los rectores representen la situación actual de los partidos políticos y tener participación en todos los organismos del CNE, no puede ser que todo esté en manos del PSUV”.

Me asegura que al eliminarse el financiamiento a los partidos políticos, se le dieron al gobierno ventajas económicas y logísticas insuperables ante las aspiraciones opositoras; se eliminó la presencia de los partidos en la directiva del CNE, y así se anuló el ejercicio del derecho de vigilancia, hoy restringido a auditorías limitadas con condiciones que impone el auditado, es decir, el CNE. “Y se eliminó la Fiscalía de Cedulación, única garantía de un Registro Electoral depurado y controlado por las partes. ¿Qué pasó al eliminarla? Era el organismo que definía cuánta gente va a caer finalmente en el Registro Electoral (RE), quién vota, cuántos votan. Con todas las deficiencias y todas las trampas que se hacían, era más limpio. Hemos visto crecer el RE exponencialmente, hay estudios que demuestran que hay más gente en el RE ¡que lo reflejado por el Censo! Hacerle una auditoría se puede a través de una muestra. Genaro Mosquera, profesor de estadística de la Universidad Central que lo ha estudiado pormenorizadamente, ha dicho los detalles de las anomalías que ha conseguido. En dicha auditoría es importante chequear que estés viviendo en un sitio y que existan los documentos de apoyo para certificar que eres venezolano. Ese es el primer punto: validar en auditoría esos dos aspectos”.

Otro detalle que considera vital es revisar la proliferación de nuevos centros electorales. “Vemos un rosario de chozas devenidas en centros electorales en cualquier lugar del país. Te pongo un ejemplo con uno en San José de Guaribe, estado Guárico, una estructura que ni de rancho es. Se demostró estadísticamente que en esos centros más aislados poblacionalmente, que están en un hueco, es donde hacen más trampa. No me cansaré de repetir que un referendo revocatorio en este momento respetará la voluntad popular dependiendo de lo que se logre en la negociación para su puesta en práctica. Tenemos que lograr que ellos se sienten a negociar o a dialogar, a discutir cuáles son las condiciones en ese referéndum. No se puede hacer una recolección alegre de las firmas, porque, como demostraron Guillermo Salas y Gustavo Delfino, serán utilizadas para atacarnos. Eso cualquiera con dos dedos de frente lo entiende, si das 4 millones de firmas dices dónde estás fuerte y dónde débil y allá te atacan. Lo menos que debe hacerse antes de entregarlas es estudiar donde no te firmaron, esas son las áreas donde tienes que protegerte más electoralmente, no las puedes dejar desguarnecidas”.

A sus observaciones no escapa la plataforma tecnológica, las llamadas maquinitas. Asegura que las captahuellas le inspiran miedo al elector, quien no sabe si al oprimir la pantalla e ir a votar inmediatamente pueden identificar por quién él votó. “No olvidemos el principio no es solo que el voto sea secreto  sino que sea libre, es decir sin coacción.  Si yo soy empleado público y pueden detectar que voy a votar contra Maduro me freno. Otro es con respecto a la utilización de las laptops. No me opongo al uso de la tecnología, pero como un mecanismo para agilizar el proceso de totalización, de votación, de registro, a lo que me opongo es a su uso para coaccionar, amedrentar, lo que sea, a los votantes”.

En cuanto a las laptops, dice que fueron utilizadas para saber en tiempo real quién había votado en cada centro electoral. “Eso le permite a ellos chequear su base de datos: ¿Firmó en el Revocatorio? Sí, ese es un voto menos, voto de la oposición. Y eso te explica las movilizaciones a última hora de la tarde, porque ellos ya sabían quién había ido a votar y por quién, entonces la eliminación de los laptops es también una condición que debemos imponer nosotros”.  Expone un caso concreto de lo ocurrido el 7 de octubre de 2012 y me muestra una planilla de la Guardia Nacional y la Guardia del Pueblo en la que un teniente Segura, cédula de identidad 17.052.222, aparece coordinando con representantes del PSUV la movilización de 1.930 personas hacia centros electorales de la parroquia Altagracia de Caracas. “Eso facilitaba la movilización y lo que llamo el fraude vía humana”.

No hay vacilación en su voz al exigir que la verificación de los votos esté en manos de la gente. “Eso es indelegable, tú puedes utilizar la máquina para agilizar el proceso pero la verificación de quien votó por quien, cuál fue la voluntad popular, es indelegable y eso está en el pueblo. En la auditoría está planteado que se hagan dos tipos: una es que se abran las cajas y se cuenten los votos, y eso está definido  dónde se debe hacer, pero comprobé que eso no se hizo ni en el 2 o 3% de los casos, ¿de quién es responsabilidad eso? No se abrieron las cajas, no se cumplió con la famosa apertura de las cajas, el 54% que tú oyes tanto que dice la ley, mentira, no se abrieron, por lo menos en la elección Capriles contra Chávez no se abrieron ni 5% de las cajas. Otra de las validaciones que se debe hacer y firmar en las actas, en la hojita que sale de la máquina de Smartmatic, y que concuerde el cuaderno electoral con los votos. Si la máquina de Smartmatic dice que en una mesa hubo 475 votos los testigos y  los representantes, todos, deben firmar y deben anotar porque esa es una validación del número de votos emitidos en esa mesa. Eso no se hizo en las elecciones de Capriles.¿De quién es la falla? Es una falla de la oposición. Los testigos que están en la mesa deben verificar esto para que no te metan trampa, ¡es lo mínimo que pueden hacer! Solo se recogió un 2,5% de las actas de verificación ciudadana, ¿eso qué dice? Que no están haciendo su trabajo. Por eso es que suceden las malandrerías. Pero, ¿por qué pasa eso? Esto fue la elección de Chávez y Capriles, si a las 8 o 9 de la noche, cuando todavía estás en el proceso de validación y verificación de la votación te sale el CNE y te dice a las 9 de la noche: Ganó Chávez, y salió Capriles a aceptar ese triunfo, ¿qué hace la gente que está en las mesas? Tira la toalla. Yo estaba trabajando en un centro contabilizando y la gente empezó muy bien, pero en lo que vieron esto se fueron pa´l carajo porque ya él reconoció la derrota, ¿para qué nos vamos a quedar aquí? Si yo estoy en un centro en Caricuao, o en Mamera, qué sé dónde, ¿voy a seguir arriesgándome cuando estos carajos ya están celebrando? No, me voy pa´l carajo. Eso fue lo que pasó.  Sí, hay defectos y trampas que te hacen, pero hay también debilidades”.

Concluimos la conversación y en una hoja me va diagramando cómo se puede llevar a cabo el referéndum revocatorio. “Si y solo si se eliminan los componentes del sistema electoral que habilitan conocer en tiempo real cómo va la votación en cada centro electoral y mesa del país, las famosas laptops, ya que esto sólo sirve para darle una ventaja indebida al PSUV para movilizar a su gente. No hay discusión, ¿para qué coño sirve la laptop en la entrada? No hay una justificación de eso. Entonces, eliminémosla.  Del mismo modo con el captahuella, por cuanto no garantiza un elector un voto, y con esto se acaba la coacción al elector. En tercer lugar hay que comunicar de manera eficaz a miembros del comando, miembros de mesa, testigos y ciudadanos, la importancia del proceso de certificación ciudadana el día de la elección, vamos a verificar de manera efectiva, porque nuestros testigos han fallado, por ello es importante que captación, selección y adiestramiento de testigos sea revisado; sugiero como mínimo que se verifique su confianza política. Lo más importante de todo: que se abran todas las cajas de votación (100%) y verificar el resultado del acta de escrutinio versus las papeletas de votación antes de la transmisión. La verificación ciudadana es el único mecanismo observable que permite detectar posibles irregularidades o fraudes tanto manuales como informáticos. No puedes delegar la verificación de unos resultados en una máquina. ¿Qué es eso de 54%? No, no, no. Todas las cajas tienen que ser verificadas, todas y cada una. Si haces todos estos pasos y no reconoces de forma temprana un resultado electoral, la gente no se te va corriendo de las mesas. ¿Por qué reconocer un triunfo temprano? Los políticos tienen que decir: Nosotros estamos verificando, exigimos a nuestros testigos de mesa que se queden en los centros electorales. Si cumples con esto, que es lo mínimo, tienes medio cielo ganado. Si estas condiciones no se cumplen sería maldad realizar el referéndum porque no hay condiciones para que sea respetada la voluntad popular y ello solo conduciría a mayor frustración en la colectividad. Espero que de una buena vez prive la sensatez y se imponga el interés nacional sobre los beneficios particulares de ciertos actores”.

© Alfredo Cedeño

http://textosyfotos.blogspot.com/

@bandolero69