• Caracas (Venezuela)

Alexis Correia

Al instante

Alexis Correia

Diosdado, anfitrión

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secundario al que le tengo más pánico en esta película revolucionaria que ya dura 15 años, su factor más peligroso y vengativo, se llama Diosdado Cabello. Su resentimiento hacia todo opositor tiene un componente casi físico. Desde hace unas semanas, el presidente de la Asamblea Nacional conduce un programa de 2 horas los lunes a las 10:00 pm en VTV, Con el mazo dando. Me asomé a su más reciente emisión, luego de la correspondiente autoglorificación militarista de Walter Martínez en Dossier, y las dos primeras imágenes en mi pantalla fueron un puño cerrado y un garrote. Sonaba la canción de Alí Primera que dice “con el martillo dando”.

Con el mazo dando es muy distinto al desaparecido La hojilla. Se echa de menos toda aquella francachela de Mario Silva con el equipo técnico: en el estudio, reina el silencio. El teniente, de guayabera celeste, ordena con un “por favor” y se coloca el video que él pide: en la primera hora, cinco fragmentos de discursos de Hugo Chávez, más el clip de la canción “Gotas de lluvia” de su bella hija, Daniela Cabello (una flor puede brotar de cualquier parte). Pequeño busto de Bolívar a su izquierda, foto crepuscular del Cuartel de la Montaña como fondo inmóvil en la pobre textura de pantalla de VTV.

Como host, Diosdado no da tanto miedo. Se le nota rígido, inseguro, no tan sobrado como cuando le niega el derecho de palabra a los diputados en la Asamblea, extraviados los pequeños ojos. Se enreda con los cartoncitos que tienen dibujado un garrote, en los que lee el teléfono 0-800-Mazo-000 o los resultados de las elecciones de Panamá (“Martinelli, te metiste con Chávez y rodaste feo, saca tu lista de los que tienen dólares en Panamá”), y las carpeticas de manila con los e-mails de J. J. Rendón. Aparece de nuevo su hija, esta vez en el estudio (boquita pintada de rojo), para interpretar “El invencible” (Chávez) a dúo con Omar Acedo (jurado de talento en Súper Sábado Sensacional), pero el teniente ni siquiera tiene la cortesía de concederles unas palabras. “Preferimos a los cubanos de la isla que a Emilio Estefan”, comenta papá, que sugiere que su hija podría “enseñarle a María Corina (Machado) a que bote una lagrimita de verdad”.

La estructura es no menos rígida que el conductor. Primera hora para videos de Chávez sobre el Día del Trabajador y anécdotas militares de dos apellidos junto a Eliécer Otaiza Castillo (“Salí de la academia sin saber bailar, me escapé de sus clases de salsa”): la “misión cumplida” del 4-F, el juramento de hermandad en una celda junto a Vielma Mora, Campos Blanco y Calatayud Pedra, la certeza (sin prueba alguna) de que Otaiza fue “mandado a asesinar” por la derecha. Y el clásico de Alí para las notas luctuosas: “Los que mueren por la vida…”.

Media hora para los Wikileaks de la fiesta mexicana que tuvo profesores ucranianos y los vínculos (expuestos en lámina de anime) de un tal Rodolfo González “el Aviador” con Miguel Henrique Otero, Juan Requesens, Gaby Arellano, Leopoldo López, Álvaro Uribe, Iván Carratú y Tamara Suju. “Aquí no habrá amnistía”, deja claro sobre el diálogo con la MUD. Media hora final para la sonriente invitada y modelo de la autonomía de los poderes, la fiscal Luisa Ortega Díaz. Recuerdos para Antonio Ledezma (“compraron la Ballena y el Rinoceronte para los viejitos que iban a reclamar las pensiones”), Leopoldo López (“nadie se acuerda de ti”) y Teodoro Petkoff (“aquel genio de la inflación de 103%, con el perdón de los genios”).

Si algo queda claro después de dos horas es que detrás de esos ojitos de Gengis Khan es imposible que quepa un matiz: “La burguesía siempre es así”. “Están comprometidos todos con el golpe de Estado”. “Gente que hasta libros escriben y se burlan de los muertos”. “Toda esa oposición es exactamente igual”. En cualquier caso, uno de los más influyentes (usemos el eufemismo Time) en este cuartel de 1 millón de kilómetros cuadrados tiene de carisma en pantalla lo que Renny Ottolina tuvo de presidente electo.

@alexiscorreia