• Caracas (Venezuela)

Alexandra Palmieri Di Iuro

Al instante

Alexandra Palmieri Di Iuro

Derramando petróleo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante 2013 quedaron registrados oficialmente 10.722 derrames petroleros, equivalentes a 81.909 barriles, sin contar los otros innumerables que pudieron escapar de la estadística. Y dentro de los registros, no faltan las excusas y las irresponsabilidades frente a los daños ambientales y los riesgos a la salud causados. Hemos llegado al punto en el que nos enteramos de los derrames petroleros por denuncias en Twitter, y no porque exista una vigilancia y control sobre la actividad petrolera en el país, sino por la mera denuncia ciudadana. La dinámica gubernamental consiste en “ser descubierto” a través de las redes sociales, y sólo en esas circunstancias, reconocer lo sucedido para luego achacar, en este caso, el derrame petrolero a la lluvia y al cambio de dirección del viento. Así pasó la semana pasada en la bahía de Amuay.

Desde el último fin de semana de octubre, circularon en Twitter distintas fotografías de la bahía de Amuay, en las que se percibía el agua casi negra debido a un posible derrame petrolero de la refinería. Después de casi 3 días, PDVSA se pronunció al respecto a través de una breve y mediocre nota de prensa que no es más que el reflejo del nivel profesional y del cinismo propio del gobierno nacional. Con sus caras muy lavadas, atribuyeron la situación a las “torrenciales lluvias” que habrían generado “cambios en la dirección del viento”, y en consecuencia la “fuga” del hidrocarburo. Y mientras tanto, en el mismo país y el mismo gobierno, achaca a la sequía la crisis del sector eléctrico y la falta de mantenimiento de los embalses. Ejemplo de ello, es la intervención de la mentirosita de Dalila Hernández -viceministra para las Nuevas Fuentes y Uso Racional de la Energía Eléctrica-, en el reciente seminario “Mitigación y Adaptación al Cambio Climático” organizado por la CAF y la Delegación de la Unión Europea, quien se atrevió a decir textualmente en relación a los fenómenos climatológicos: “para nadie es un secreto que las lluvias que han caído este año no han sido suficientes para llegar a los niveles óptimos de los embalses”. Del cinismo a la subestimación de la inteligencia ciudadana, nos lleva la vicemistra. La ineficiencia y la irresponsabilidad ahora es imputable a la meteorología. Además, Pdvsa ha tenido el atrevimiento de añadir que se trata de restos menores de hidrocarburo liviano, como si eso justificara la muerte de especies marinas, los riesgos a la salud, los daños ambientales y la falta de empleo de tantísimos pescadores.

Junto a los derrames petroleros que se pretenden ocultar, se encuentran otros tantos problemas ambientales como la mala gestión de residuos, la contaminación del agua, la crisis del sector eléctrico, la minería ilegal, y pare usted de contar. Demostraciones clarísimas de la política ambiental del gobierno venezolano, que se resume en la extinción del Ministerio de Ambiente. Nadie responde por los daños, ni por la prevención en materia ambiental y energética.

Mientras toda la ineptitud y la desvergüenza gubernamental hace de las suyas, irónicamente hoy el gobierno nacional carente de Ministerio de Ambiente, recibirá a los ministros del área de 48 países que se reunirán en el país como antesala a la XX Conferencia de las Partes que se realizará en diciembre en Lima, Perú, con el fin de llegar a nuevos acuerdos para reducir el impacto del calentamiento global. El nuevo encuentro de la PreCop Social en Venezuela, busca culminar la elaboración de un documento de propuestas para presentarlas el próximo diciembre. Reuniones que sólo pueden calificarse como irónicas e incoherentes, cuando buscan exigir compromiso y responsabilidades de los países, mientras el anfitrión de petróleo barato y derramado, es el más atrasado de la región en materia ambiental y cambio climático. El gobierno es ineficiente e irresponsable, pero la hipocresía ecológica también te la tienen.

Mientras Nicolás actúa en el teatro internacional, ¿quién responde por los innumerables daños ambientales causados por el propio gobierno en Venezuela?