• Caracas (Venezuela)

Alexander Cambero

Al instante

El golpe de Obama…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La propuesta del presidente estadounidense Barack Obama de restablecer relaciones diplomáticas con Cuba es un formidable golpe estratégico del hombre que dirige la nación más poderosa de la tierra. No solo es una posición brillante a favor del cambio político en la isla, sino que es un desafío a las vetustas estructuras estadounidenses acostumbradas a mirarnos con soslayo, como esclavos de una sociedad que privilegia al capital por encima de la dignidad humana. Llorosas viudas de la Guerra Fría que les rindió la docilidad de pueblos subyugados.

De un zarpazo rompió con el argumento totalitario de un imperio de garras afiladas. El antediluviano pterodáctilo del averno que buscó arrancarles las entrañas desde el mismo momento en qué se instauró el socialismo en la isla. Durante más de cincuenta años vivieron de explotar la torpeza de un bloqueo criminal. Aquella medida absolutamente primitiva hizo posible que una elite comunista alcanzara mantenerse en el poder. Todos los fracasos del régimen terminaron atribuyéndosele al gobierno estadounidense que por décadas cayó en la trampa. Así pasaron administraciones estadounidenses que trataron de asfixiar a Cuba, sin entender que quien pagaba los platos rotos era su sufrido pueblo. Al creerse agredido por un poderoso enemigo, dejo de lado su rechazo a lo establecido para sumarse en las defensa de su patria frente al gran imperio a solo noventa millas náuticas. El fetiche de la patria bien explotada les garantizó su permanencia en el poder.

Fines de mundo. Un coro de trasnochados personajes de la izquierda latinoamericana ensalza la posición del líder del gran imperio. El otrora príncipe negro del mal: es ahora miembro de número del altar de sus deidades. Un hombre tuvo el arrojo de pensar con la sensatez que requiere este tiempo. La contemporaneidad de un planeta donde la cortina de hierro quedó como despojos de un pasado inútil, hace que posiciones como las de Barack Obama reciban el respaldo del orbe.  

La estrategia norteamericana es inteligente.  Al tener una embajada en La Habana promoverá el intercambio comercial entre las dos naciones. Paulatinamente la administración revolucionaria tendrá que flexibilizar sus retrógradas políticas económicas. Además se verá obligado a revisar su visión en materia de derechos humanos, libertades individuales y el papel de la disidencia como actor político activo en la isla. El ciudadano común escuchará una voz distinta a la oficial. El desmantelamiento de una dictadura desde sus entrañas, con el adversario viviendo en casa; la posibilidad cierta de ofrecer una salida distinta al totalitarismo. Cuba busca el oxígeno que lo haga sobrevivir en un planeta que marcha hacia la instauración de la libertad como valor inquebrantable. Ya esas prácticas arcaicas van quedando en el ataúd de la historia. Su liderazgo lo sabe y actúa en consecuencia. 

El acercamiento de Washington y La Habana es una pésima noticia para el gobierno venezolano. En la medida en que puedan compartir un dialogo sincero, este régimen se verá obligado a atemperar sus ímpetus; la misma administración Castro los convencerá de apartarse de radicalismos empalagosos. Es una táctica infalible la empleada por el gobierno norteamericano. Con dos bandas pondrá a Cuba como agente neutralizador del incomodo país sudamericano…

alexandercambero@hotmail.com  twitter @alecambero