• Caracas (Venezuela)

Alexander Cambero

Al instante

El fiscal del juez Diosdado…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Asistimos al peor escenario histórico de la justicia venezolana, protagonizando una página negra que es una verdadera vergüenza para todo un país. El fiscal 41 con competencia nacional Franklin Nieves reconoce todo el montaje que hicieron para condenar al líder Leopoldo López. Huyó a Miami dejando una explicación del caso en un video de apenas cuatro minutos. Desgraciadamente no tuvo en valor de decirlo antes, la cobardía es hija de la complicidad. Este es el drama cardinal de una república mancillada en el honor de la probidad. La majestad de los doctos impartiendo la ley, bajo el cobijo de sus conciencias, resbaló de pronto al inframundo de las vilezas. Para que los pueblos no siguieran actuando como energúmenos sedientos de sangre, la sociedad elaboró principios que conformaron la estructura que podía equilibrarla; sosteniéndola en las legislaciones como diques de contención. El derecho hizo que el primitivismo reinante paulatinamente fuera quedando al rezago, mientras la ley alumbraba las fosas de la oscuridad.

En Venezuela hemos retrocedido hasta quemarnos en la vela de la incertidumbre. Descendemos hasta el horror de presenciar cómo el poder judicial es escenario para las más despreciables acciones que cualquiera puede imaginar. La inmoralidad que gobierna los terminó llenando de sus vicios. Las decisiones las rige no la Constitución y las leyes de la república, pasan por la suprema voluntad del amo del poder en la nación: Diosdado Cabello. Un hombre de uniforme. Es quien le indica a los magistrados lo que tienen que hacer, no olvidemos la visita de la jueza Susana Barreiros al bunker del presidente a la Asamblea Nacional en el hotel Alba Caracas. En donde, presuntamente, recibió un maletín contentivo de 400.000 dólares para condenar a Leopoldo López. Es decir: que en Venezuela son las botas las que dictaminan cómo impartir justicia. Los magistrados son entonces marionetas que posan en los tribunales mientras los hilos mueven hasta sus bostezos. Es la peor de las degradaciones cuando todo el mundo sabe que ellos tienen precio, que son inmorales disfrazados de dignos.

El affaire del caso del fiscal Nieves es apenas un pequeño elemento que descubre las manipulaciones procesales en el caso de Leopoldo López. Igual ocurre con Manuel Rosales y los demás presos políticos. Todo es una burda manipulación en donde cobran muy bien. Destruyen la honorabilidad de personas dignas, sin percatarse de que en realidad a quien terminarán por destruir es al país. La Venezuela que los formó recibe hoy la agresión de aquellos que pervirtió la corrupción. Podrán haberse llenado de dinero, pero jamás tendrán paz en su alma, y esa es la peor cárcel que cualquier ser humano pueda soportar. Son seres indignos, deshonran los principios que juraron defender. Son piezas en el ajedrez de Diosdado Cabello, terminarán cayendo en la red, jamás saldrán de ahí, sin ser rechazados por una nación, que siente profunda indignación por lo que hacen…

 

alexandercambero@hotmail.com

@alecambero