• Caracas (Venezuela)

Alexander Cambero

Al instante

Cedice, símbolo de libertad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


En momentos cuando la incertidumbre es reguera de pólvora, apostar por los principios inherentes a la libertad es tarea insoslayable. En días pasados acudimos a un encuentro organizado por Cedice en donde acreditados expertos económicos hicieron un pormenorizado análisis de nuestra complicadísima realidad nacional.

El cuadro mostrado nos indica que la experiencia revolucionaria fracasó estrepitosamente, dejándonos con una herencia ciclópea que será una rémora profunda para el cambio primordial de gestión pública. Una angustiante forma primitiva de traernos un modelo fracasado a través del tiempo. Esas vetustas ideas las mantuvieron artificialmente los elevados precios petroleros, en la medida en que estos bajaron de manera abrupta el manto protector de la ineficacia y la corrupción terminó descubriendo el verdadero rostro, en el fastuoso baile de máscaras; sus supuestos éxitos quedaron desnudos ante el tribunal de los estómagos hambrientos, con la dualidad de ser la nación con mayor desempleo e inflación del planeta; si le agregamos nuestros niveles desastrosos en todos los órdenes de la pirámide social estaremos en presencia de una república devastada. Agujereada en la moral hasta el punto de rodar hasta las profundidades del indecoro.

Para contrarrestar este adefesio histórico debemos acudir a la defensa de los principios de libertad. Desde el génesis de los procesos sociales, la libertad se ha enfrentado con sus negadores. Mientras los totalitarios preconizan el cerco para construir un Estado todopoderoso que se yergue sobre el ciudadano para aplastarlo, la democracia lo asume como mecanismo dinámico en donde todo se armoniza basados en reglas de justicia social clara; para la libertad su techo no tiene límites, es un emprendedor que busca que el marcado sea un epicentro de crecimiento económico. Solo así se podrá combatir el atraso mayúsculo que significa la visión totalitaria de la vida.

Concebimos a Cedice como un lugar donde se desarrolla un intenso debate que construye entre todos una visión de país. Un espacio que motoriza un cambio efectivo que haga que podamos tener una democracia profunda. En donde se valoren los principios de equidad en el marco de una paz sustentable. Ser responsable de acciones basadas en la ética que como motor filosofal sepa orientar con equilibrio democrático. 

En momentos cuando el horizonte parece una diablura de las sombras es fundamental creer que la libertad siempre rompió las cadenas del oprobio. Siempre debemos seguir la antorcha de esos valores que jamás agotaron su origen. Es fundamental que Venezuela tenga otra visión de cambio moderno, de esa forma cancelaremos cualquier forma de sometimiento.