• Caracas (Venezuela)

Alberto Soria

Al instante

La huella digital

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la mesa o frente a una copa, la huella digital tiene problemas. Dialoga con el estómago y protesta. Piensa en los derechos del hombre y el ciudadano, y se enfurece. Habla con la memoria, y promete que no olvidará. Esa es la huella del pulgar. La que usted conoce y no necesita que le cuenten una vez más la historia.

Pero al igual que esa (que ya ingresó en la historia universal de la infamia) hay otra. También infame, pero por sigilosa, poco conocida. Si usted lo prefiere, no tan mentada por el comensal. Hasta que se lo cuentan.

 

I

El comensal no es un guardia nacional. Confía en lo que dice la etiqueta. Fueron creadas para identificar, clasificar, jerarquizar los productos que su paladar busca por necesidad, hábito o ganas ilustradas.

Como respuesta a su enojo ante la mala calidad de impresión de una obra suya, Johann Alois Senefelder inventó a finales de 1700 la técnica que permitió después las etiquetas para pegar. Abro paréntesis para dejar constancia de que mi amigo Claudio Nazoa llamaría al enojo de Senefelder de otra forma. Cierro paréntesis para destacar que como Claudio llama al enojo convertido en indignación persiste, es actual.

Por ejemplo, este mes enfrentará cargos de prisión y multa en Estados Unidos un fabricante de “queso rallado 100% parmesano” que tenía 0% del legendario queso italiano.

Según informe de la FDA (el FBI de los alimentos y medicamentos), Castle Chesse Inc., vendió durante 30 años, cientos de toneladas de “parmesano puro”, para rayar, sin un gramo de parmesano. Este queso más caro que la mayoría, lo fabrican en Estados Unidos utilizando una mezcla de mozzarella, imitación de cheddar, queso blanco, imitación de queso suizo y… una importante dosis de pulpa de celulosa (fibra vegetal, principal componente de las paredes celulares de los árboles).

La otra noticia de esta semana sobre huella digital en la etiqueta viene del Valle de la Napa, paraíso del vino norteamericano. Han prometido (bajo presión) dejar de etiquetar como “vino de Oporto”, la imitación que producen en California.

 

II

Pero en 2016 China sigue adelante en Shandong con el castillo y los viñedos donde producirá Oporto.

Ante eso, supone uno, el marqués de Pombal (que en 1757 ordenó delimitar el Valle del Duero para proteger la etiqueta del Oporto), siente en su venerada tumba el sentimiento que bien describe Nazoa.