• Caracas (Venezuela)

Alberto Soria

Al instante

Con un blanco, al cielo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mago de los vinos blancos se fue ayer.

“Es sabio y muy respetado. Lleva el vino en las venas”, decían quienes lo contrataban para mejorar sus viñedos. Entonces son venas de blanco, no de tinto, acotaban sus colegas en el Instituto de las Ciencias de la Viña y el Vino en la Universidad de Burdeos.

 

I

La muerte lo sorprendió a los 67 de edad en su región. Su desaparición no encenderá las redes. Era una persona culta, amable, que no iba a la televisión. Ésta le buscaba. De vez en cuando. La penúltima vez fue el mes pasado, cuando la renombrada revista británica Decanter lo escogió “Hombre del año” por sus aportes a la viticultura.

La última, 30 días antes, cuando el gobierno de Francia le confirió la Legión de Honor, creada por Napoleón en 1804. Así, él, el profesor Denis Dubourdieu, fue puesto en el pedestal donde ya estaban solo dos hombres del vino: Louis Pasteur, y el doctor Serge Renaud (por la paradoja francesa del vino en la dieta mediterránea).

Dubourdieu escribió las nuevas páginas de los vinos blancos en la Modernidad. Hijo y nieto de campesinos del vino en Burdeos, hace casi 30 años era catedrático en la Universidad de Burdeos. Obtuvo dos doctorados, en 1978 y 1982. El primero, sobre la estructura molecular de las uvas afectadas por la Botrytiscinérea (el hongo que permite vinos como el Sauternes); y el segundo, sobre el filtrado y la clarificación de esas uvas.

En una región famosa por sus vinos rojos caros y por blancos dulces fantásticos, carísimos, transitó nuevos caminos. Se propuso mejorar los blancos pero hacer que los buenos y muy buenos fueran alcanzables al ciudadano, no solo vinos de colección para millonarios. Comenzó desde el viñedo, con la selección de los clones, los métodos de cultivo, poda y después los trabajos en bodega. Sorprendió a propios y a extraños demostrando el cómo y el por qué eran posible elaborar blancos añejos.

Su asesoría llegó a cubrir 80 propiedades productoras. En investigación, sus trabajos académicos han sido citados 7.000 veces.

 

II

Cuando en la televisión le pidieron que comentara sus famosos vinos, respondió: “Gracias, no puedo. Cuando uno habla de sus vinos, pasa como con los hijos: siempre habrá una falta de objetividad”.

Su franqueza desarmó a los fanáticos de Burdeos. ¿Los mejores vinos blancos secos del mundo? “Los de Borgoña, claro”. “Nuestro Sauvignon Blanc en Burdeos es muy bueno. Pero el de Nueva Zelanda, es único”. Le llamaban “El Papa del Blanco”.

@albertosoria