• Caracas (Venezuela)

Alberto Quirós Corradi

Al instante

Alberto Quirós Corradi

Tips petroleros

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

I. Las rocas de donde se extrae una producción nueva y abundante de petróleo y gas se llaman lutitas. Hay una gran confusión, algunos insisten en llamarlas esquistos. Desde el punto de vista geológico el esquisto es una roca diferente. Sin embargo, se entiende la confusión porque buscadores como Google traducen “shale” como esquisto, lo cual es incorrecto. Ya hay en la red suficientes explicaciones al respecto.

II. El Decreto del Libertador de 1829 no le transfirió las minas de la Corona al Estado. Las colocó en cabeza de la República. Hay varias diferencias. La Corona era el Estado, era el gobierno, era lo individual (el rey), mientras que el concepto de República para Bolívar era igual al de nación, que somos todos los ciudadanos venezolanos. Tan es así, que el artículo 2 de ese Decreto le permite a la República ceder o vender la propiedad de las minas a los venezolanos que cumplan con ciertos requisitos. De manera que ese Decreto no estatiza el petróleo, al contrario, permite que se les ceda la propiedad del petróleo a los ciudadanos, como siempre ha debido ser. Creo que hay que rehabilitar a Bolívar y no seguir atribuyéndole la estatización del petróleo.

III. Lo que pasó en la OPEP estaba anunciado. El viaje de Ramírez era inútil y él lo sabía. Arabia Saudita no reducirá voluntariamente la producción si corriera el riesgo de perder mercados que, dentro de un corto plazo, serán fuentes de competencias para otros suplidores. A pesar de que el mercado lo tendrá el que haga la mejor oferta, el que ya está allí tiene la ventaja de conocer a los clientes, las instalaciones, el gobierno, en fin, el mercado es ventaja. Por eso, la discusión de precios versus mercado es una que nosotros hemos perdido con nosotros mismos.

IV. Arabia Saudita no entrará en una guerra intensa de precios con Estados Unidos. Llegarán a un acuerdo que posiblemente retrase algo la producción de gas y petróleo de lutita en Estados Unidos, pero este país ya le tomó el gusto a la autosuficiencia energética y hará todo lo necesario, recurriendo a subsidios e impuestos a las importaciones, para defender su independencia energética.

V. No sé si Arabia Saudita y Estados Unidos han hecho algunos arreglos para sacar parte del petróleo ruso del mercado europeo, pero esas podrán ser las consecuencias, planificadas o no, cuando el mercado norteamericano sea autosuficiente con capacidad de exportación, tanto de gas como de crudo.

VI. De cada 10 decisiones que toma la OPEP, 8 o 9 ya están acordadas antes de empezar la reunión. Los ministros se comunican por teléfono y establecen acuerdos. Por lo general, cuando se llega a la reunión no es mucho lo que hay que discutir. Hay excepciones como la de hace años en Londres, cuando se estableció el récord de una larga discusión de 8 días de duración, siendo Humberto Calderón el ministro de petróleo de Venezuela.

VII. Las relaciones personales de los ministros juegan un papel importante en las reuniones. En una ocasión transcurrieron 3 reuniones donde era importante ponerse de acuerdo, pero no se hizo por los enfrentamientos personales entre los ministros de Arabia Saudita e Irán.

VIII. Arabia Saudita controla todas las decisiones de producción de los países del Golfo, excepto Irán. En una ocasión los Emiratos Árabes pretendieron tomar una línea diferente a la de Arabia Saudita y el gran visir autorizó al rey de este país para que encargara de las negociaciones a su ministro, dejando al de los Emiratos Árabes sin poder alguno.

IX. Yo admiro el optimismo de muchos grupos de expertos en Venezuela y fuera de ella, que se reúnen para buscarle una solución a la industria petrolera nacional. Realmente es encomiable. Sin embargo, creo que hay que tener un nuevo enfoque. Lo más importante es arreglar el consumo interno para no tener que importar hidrocarburos porque no habrá industrialización en Venezuela si no hay energía disponible. Esa parece ser una prioridad porque el mercado de exportación del gas costa afuera y el petróleo de la faja podría cerrarse. Más aún, insistir en el negocio de exportación de hidrocarburos como prioridad genera dinero, pero invertir nuestra energía en el territorio nacional crea riqueza. Veamos si alguna vez entendemos la diferencia entre ambas.

 

PD: Además, debemos examinar proyectos intensos en energía para usarlos como el vehículo indirecto para exportar hidrocarburos.