• Caracas (Venezuela)

Alberto Barrera Tyszka

Al instante

Alberto Barrera Tyszka

El año de los radicales

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cualquiera que vea a Nicolás Maduro diciendo en China que Venezuela es “una potencia moral”, siente de inmediato el estallido de la indignación. Cualquiera que lo escuche hablar de un nuevo préstamo por 20.000 millones de dólares, siente al instante cómo explota la palabra coraje debajo de su lengua. Cualquiera que observe cómo Diosdado Cabello abusa del poder y se burla de los otros; cualquiera que mire cómo la oligarquía viola constantemente la Constitución y, de manera descarada, se enriquece hablando de los pobres, siente enseguida un latigazo de rabia cruzando dentro de la piel. Es una rabia ética, profundamente revolucionaria.

Es muy difícil vivir en Venezuela y no ser un radical. ¿Cómo subsistir entre la inflación y la escasez, bajo un gobierno que cree que la inflación y la escasez solo son una ficción, una treta enemiga o una exageración oportunista? ¿Qué hacer frente los atropellos constantes del poder? ¿Cómo reaccionar ante la censura y ante la autocensura, ante el proyecto de una casta político-militar que se propone invisibilizar cualquier disidencia? ¿Cómo vivir tranquilamente sabiendo que hay presos políticos y que toda protesta ciudadana puede ser acusada de rebelión? ¿De qué manera digerir esa arbitrariedad llamada Tibisay Lucena? ¿Cómo hacer una cola y no recordar la lista de empresas fantasmas que –hace un año– Jorge Arreaza prometió mostrarnos? ¿Qué hacer con un Estado que permite que haya más balas que medicinas? ¿Cómo comportarse ante unas instituciones que sostienen que la justicia no es igual para todos y que la exclusión política es una forma de hacer patria? ¿Cómo sobrevivir a un gobierno que ha decidido ignorar la realidad? ¿Cómo vivir en este país sin masticar permanentemente la palabra arrechera?

Es muy difícil no ser un radical y es todo un desafío definir bien ese adjetivo. Hay demasiadas posturas fáciles y frívolas que solo sirven para producir confusiones. Los extremistas express, aquellos que todavía se resisten a entender que el país cambió y que ellos también deben cambiar, siempre están dispuestos a ofrecer recetas instantáneas. En el fondo, comparten con el oficialismo una misma ecuación del problema: “Ellos son los malos, nosotros somos los buenos”. Y ambos, a partir de esa premisa, pretenden patear el presente y organizar el futuro. Todo lo demás, siempre será un estorbo.

Pero al poder le convienen mucho estos extremismos. Una de las tragedias principales de Nicolás Maduro es que no tiene capacidad personal para repolarizar al país. El liderazgo que le regalaron se ha ido desinflando y lo ha dejado como una suerte de gerente menor, que solo puede producir más burocracia mientras repite de mala manera las fórmulas del manual de ventas de la compañía. Revolución S.A.

Los herederos de Chávez necesitan urgentemente volver a poner de moda la polarización. Por eso fueron a China. La realidad del país los tiene sin cuidado. Les preocupa más su futuro. Fueron a buscar financiamiento para la campaña electoral. A buscar dinero para relanzar publicitariamente la polarización. Porque a medida que la pugna cede, que la división política se vuelve blanda, comienza a aparecer otra realidad, menos favorable, una división más cruda e inquietante: no hay dos bandos sino una cúpula y una masa. La verdadera mayoría en Venezuela somos los civiles.

La historia demuestra que las realidades complejas no tienen salidas simples. El extremismo express ha querido apropiarse del término radical varias veces. Y varias veces ha fracasado en esta década y media. Pero el extremismo siempre es tentador. Se aprovecha del genuino malestar social para pregonar que la intolerancia es una virtud y que la impaciencia es una estrategia. Hacer política en serio es más radical que improvisar una guarimba o que llamar a la abstención. En tiempos de impotencia, abundan los espejismos. En el año de los radicales, lo primero que nos toca es aprender a administrar la indignación.