• Caracas (Venezuela)

Alberto Barrera Tyszka

Al instante

Alberto Barrera Tyszka

Elogio a la confusión

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El miércoles en la noche tocaron a mi puerta. No fue un clásico toc, toc porque la puerta es de metal y suena, más bien, como un eco vacío que no cabe en ningún monosílabo. Era Alí Terán, el vecino del 7-C. Traía puesta una camisa roja y una sonrisa ancha. Venía buscando a un confundido.

Lo soltó dos segundos después de sentarse en el sofá. Dijo Alí Terán: El compañero presidente obrero Nicolás nos ha mandado a ir casa por casa, a conversar con los confundidos. Y dije yo: Mejor hablamos de los efectos de la piña en el intestino grueso. Y Alí, entonces, marcando con sus dedos en el aire el signo de las comillas, respondió: El compañero presidente obrero Nicolás dice que tenemos que “llevar nuestra verdad” a los confundidos. Y yo respondí: Creo que los Cardenales vamos a ganar esta temporada. ¿Ya viste cómo estamos jugando?

Ya se sabe: todo fanatismo religioso es genéticamente sordo. No tiene capacidad natural para escuchar otras voces. No las tolera. Sus anticuerpos, de manera inmediata, atacan y descalifican, neutralizan o eliminan cualquier otro sonido distinto del aplauso o la ovación. Cuando por séptima vez el vecino insistió, repitiéndome que el compañero presidente Nicolás, como un buen pastor obrero, revolucionariamente preocupado por su rebaño, los había mandado a convencer a los confundidos y confundidas de la patria, ya no me aguanté. Estallé. Como estalla cualquiera. De repente. Apretando los cuarenta y dos músculos de la cara y echando vapor de agua por los oídos.

Por supuesto que estoy confundido, grité. Y cada día me confundo más, además. Volví a gritar, sin preocuparme por la rima. ¿Sabes por qué? El vecino solo alcanzó a parpadear. No tenía whisky ni vino, ni siquiera cerveza. Pero le ofrecí café. ¿Te acuerdas de cuando Maduro era candidato?, le pregunté. Prometió que iba a “derrotar y a vencer al dólar paralelo”. ¿Sabes a cuánto está el dólar paralelo hoy? Alí bajó la voz, pero ensayó una defensa: el compañero presidente obrero Nicolás dice que el dólar paralelo no existe, que es un fantasma. Un silencio cruzó como una pedrada. ¿Y a ti eso no te parece confuso?

Traté de hacer un inventario breve del desconcierto nacional. Mencioné el uso privado de los aviones de Pdvsa. Recordé los muertos en la cárcel de Uribana. Le consulté qué opinaba sobre la demanda del Pollo Carvajal a varios periodistas. Le pregunté por qué el Pollo Carvajal no demandaba a los gringos o las autoridades de Aruba. Le cité la tragedia de los hospitales públicos y la escasez de medicinas. Le conté que, en los últimos nueve años, el TSJ no ha sentenciado nada en contra del gobierno. Le pregunté por qué Maduro hablaba un día de “guerra económica” y al día siguiente hablaba de simple “merma del ciclo petrolero”… ¿Nada de esto tampoco te parece confuso? Su sonrisa era cada vez más estrecha. Su camisa estaba pálida.

Confuso es que nos sigan diciendo que vamos a ser una gran potencia y que no haya champú en los mercados. Confuso es que hagan una ley y una nueva policía anticorrupción y todavía no presenten la lista de empresas de maletín que se robaron más de 20.000 millones de dólares. Confuso es que hablen y hablen de participación popular y el mismo grupete pretenda seguir reeligiéndose eternamente en sus cargos. Confuso es que, después de acusar públicamente a la oposición, todavía no se sepa claramente por qué asesinaron a Robert Serra. Confuso es que, en medio de toda esta crisis, la propuesta más concreta del gobierno sea “profundizar el plan de las erres al cuadrado más golpe de timón”. ¿Cómo carajo se come eso?

Alí Terán se fue antes de lo previsto. Al despedirse, me confesó que él también tenía sus críticas. Yo me quedé pensando que, en este país, quizás la confusión sea un síntoma de cordura. Que el abrazo del 31 va a estar lleno de todas estas mismas perplejidades y preguntas. Que en 2015 la confusión avanzará a paso de vencedores. Que ojalá tengamos en verdad un feliz año.