• Caracas (Venezuela)

Adolfo Taylhardat

Al instante

¿Se le enfrió el guarapo?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El repentino anuncio del ilegítimo de que había cancelado el viaje a Italia inevitablemente da mucho qué pensar.

El motivo original del viaje era recibir el reconocimiento de la FAO por sus logros en materia de seguridad y soberanía alimentaria.

¡Cuánto cinismo! ¿Cuál seguridad alimentaria en un país donde hay total desabastecimiento de alimentos, medicinas, artículos para el aseo personal incluso pañales para los bebés? ¿Cuál soberanía alimentaria en un país que depende totalmente de la importación de todo lo que consume? Habría que averiguar cuánto pagó para que lo incluyeran en el grupo de gobiernos del continente que efectivamente han registrado progreso en ese campo.

Como para justificar los fracasos del régimen en la disminución de la miseria recurrió al vil argumento de que los esfuerzos para mejorar las condiciones de la población depauperada se han visto neutralizados con “la exportación de miseria” de Colombia hacia Venezuela. Juan Manuel Santos no tardó en reaccionar. Reconoció que en el pasado muchos colombianos vinieron a Venezuela en busca de trabajo y mejores condiciones de vida. Pero esa situación se ha invertido totalmente. Muchas empresas prósperas venezolanas se han mudado para Colombia o han establecido filiales allá porque el entorno para los negocios es mejor y más seguro. También muchos profesionales y pequeños empresarios han emigrado como resultado de la falta de oportunidades y las inciertas perspectivas que reinan aquí. Incluso, numerosos colombianos que se habían radicado en nuestro país regresan al suyo para mejorar sus condiciones de vida.

Seguramente el ilegítimo recibió “el pitazo” de que junto con el fulano reconocimiento recibiría una soberana y sonora pita de parte de la audiencia presente.

En su presentación de televisión en la cual anunció la cancelación del viaje hizo esfuerzos para minimizar la importancia del principal evento de su agenda en Roma. Con su característica falta de respeto se limitó a decir que cancelaba la entrevista con su “amigo Francisco” (sic). Su empeño en restar importancia al encuentro que tendría con el papa traiciona su subconsciente porque ese era, sin lugar a dudas, el punto central de su agenda en Roma y el único que justificaba este nuevo dispendioso desplazamiento.

El cuento de que canceló el viaje porque sufre de otitis no se lo cree nadie. Seguramente   anticipaba que inevitablemente saldría aturdido de la audiencia con el sumo pontífice. Como dice el diario El País, de España (07/06/15), “la reprimenda del papa podía haberse convertido en una pesada losa para Maduro”

El papa es argentino y conoce bien lo que sucede en nuestro país. Sabe muy bien que los llamados para que intervenga para contribuir a poner fin a la desastrosa situación política, económica, social, y sobre todo moral de Venezuela tienen pleno fundamento y están bien justificados.

En los últimos días aumentaron exponencialmente los pedidos al santo padre para que interceda ante el ilegítimo para que ponga fin a la destrucción del país y conceda la libertad a todos los dirigentes políticos y estudiantiles que mantiene encerrados en las mazmorras de su odioso régimen. Primero fue monseñor Lückert, quien en audiencia privada le presentó al santo padre un cuadro completo y detallado de la tragedia venezolana. Luego fueron los expresidentes Pastrana y Quiroga, quienes en una carta le pidieron al papa que influyera sobre el ilegítimo para que entre en razón (tarea imposible) y ponga fin a los abusos y atropellos contra la democracia y los derechos humanos. Siguió el Departamento de Estado: “Seguimos preocupados por el bienestar de Daniel Ceballos, Leopoldo López y los otros prisioneros políticos actualmente bajo detención en Venezuela. Llamamos al gobierno a garantizar su bienestar. Y nos unimos a la comunidad internacional al pedir su liberación inmediata”. El Club de Madrid volvió a la carga con un nuevo mensaje pidiéndole al papa que durante la audiencia prevista mediara ante el ilegítimo a favor de la paz política y social  de Venezuela. El sábado pasado el expresidente de Uruguay José María Sanguinetti sumó su voz a la de las personalidades (que no son vagos asalariados como los ha calificado el ilegítimo) que claman por la institucionalidad democrática, el respeto de los derechos humanos y la libertad de los presos políticos en nuestro país. De lo que dijo Sanguinetti quiero destacar el siguiente reproche que hace a los actuales gobernantes de la región: “Naturalmente, los gobiernos, que tienen que administrar relaciones diplomáticas con otros Estados, tienen sus límites. Pero eso no los condena al silencio ante la violación de los derechos humanos. Debieran tener otra actitud, mucho más clara y activa”.

Por último, resulta pertinente preguntar: ¿Esa otitis impedirá también al ilegítimo asistir a la cumbre Unión Europea-Celac? Para el momento en que salga publicado este artículo ya se conocerá la respuesta. Seguramente se valdrá de la misma excusa pueril para evitar tener que escuchar las recriminaciones que le propinarán mandatarios de diversos países. Sobre todo europeos, porque los “hermanos” del continente siguen escudándose tras el argumento de la no-injerencia para evitar provocar las furias del ilegítimo.