• Caracas (Venezuela)

Adolfo Taylhardat

Al instante

El censo de los rojo rojitos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ilegítimo anunció el sábado pasado que dispuso llevar a cabo un censo mediante el cual cada uno de sus seguidores será censado. Esta decisión la tomó seguramente luego de contemplar el espectáculo desolador de la escuálida  presencia de chavistas en la concentración que había convocado para protestar, por enésima vez, contra la orden ejecutiva cuya vigencia acaba de extender el presidente Obama. En esa oportunidad pudo constatar cómo han disminuido sus huestes. Esto se pudo apreciar en las imágenes de la transmisión televisiva de la marcha y sobre todo de la etapa final que concluyó con la concentración en la cual no pudo faltar el consuetudinario discurso iracundo, violento y vehemente contra la oposición y contra la Asamblea Nacional.
Dijo, además, que cada uno de sus seguidores recibirá un carnet acreditándolo (¿o desacreditándolo?) como miembro del partido. Según informó el ilegítimo, al recibir el carnet también recibirán “instrucciones para el contraataque que prepara para encarar el empeño opositor por sacarlo del palacio presidencial”. Esas instrucciones ilustrarán a los carnetizados para que sus seguidores sepan qué hacer “si nos buscan por aquí, si nos buscan por acá”. ¿Qué significa esto último? “Ha llegado el momento –advirtió– de que cada chavista esté plenamente identificado y lleve un carnet con ‘un chip del siglo XXI’, capaz de recibir instrucciones en tiempo real”.
Se trata de un “gran censo de patriotas, de bolivarianos y chavistas auténticos”. El censo se iniciará el 1º de abril y posteriormente se procederá a entregar el “carnet bolivariano”, Advirtió  que el carnet será entregado no solamente a los militantes del PSUV (e imagino que también a los de los partidos aliados del “gran polo patriótico”), sino también “a todos los bolivarianos, más allá de los partidos”. ¡Sálvese quien pueda!
En su discurso no dejó de referirse al tema de la orden ejecutiva de Obama, que era el objeto central de la movilización chavista. “Esa es la antesala de una intervención estadounidense “a gran escala en Venezuela”, según su obcecada interpretación. En alusión a las opciones que ha decidido la MUD poner en ejecución para reducir su mandato exclamó: “¡Hagan lo que les dé la gana. Yo estoy aquí para luchar y Maduro va a estar aquí hasta el último día de su mandato! Cuento con el apoyo del pueblo, de la Fuerza Armada, de la historia, y con la decisión absoluta de que aquí no se rinde nadie; así que vengan por mí, pues hay bastante pueblo para enfrentarlos y vencer”.
Ese censo y la carnetización es una nueva versión de las tristemente célebres listas Tascón  y Maisanta, igualmente, o más, cruel e implacable. Todos los empleados, obreros y servidores públicos, incluso los no chavistas, serán obligados a inscribirse en el censo para recibir el “carnet bolivariano” que seguramente será de color rojo con la imagen del inmortal impresa en algún sitio. Esa será la credencial que deberán mostrar cada vez que acudan a realizar algún trámite ante una dependencia pública. Como ahora los funcionarios del Estado reciben sus remuneraciones a través de un banco oficial, concretamente el Banco del Tesoro, seguramente les exigirán que presenten el carnet cuando acuda a alguna diligencia en esa entidad.
De esa  manera pretende establecer un férreo control para frenar las deserciones que ya se están produciendo en las filas del chavismo y atemorizar a los servidores públicos que no comulgan con el régimen. Pero el venezolano es rebelde por naturaleza y no se va a dejar aplastar nuevamente con métodos nítidamente nazistas. El recuerdo de la lista Tascón está todavía fresco en la memoria de los venezolanos. Muchos se dejarán censar solamente por protegerse y proteger a sus familias de la vileza del ilegítimo y sus secuaces, pero eso no los hará chavistas.

Con mucha tristeza quiero registrar la pena que me ha causado el fallecimiento del doctor Reinaldo Muñiz Cano, ilustre galeno cubano-venezolano, excelente amigo,  excepcional médico internista y cirujano, hombre modesto y generoso quien en vida fue mi vecino y médico de cabecera. Paz a su alma y que Dios lo tenga en su gloria. Mis condolencias a todos sus deudos.