• Caracas (Venezuela)

Adolfo Taylhardat

Al instante

Adolfo Taylhardat

Como el cangrejo

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Este régimen no tiene comedimiento en hacer como el cangrejo y constantemente habla para delante y para atrás.

La semana pasada, después de la presentación voluntaria de María Corina en los tribunales, la fiscal general (¿debería decir fiscala generala?) dio unas declaraciones, recogidas por todos los medios, en la cual aseguró que en ningún momento el Ministerio Público había hablado de acusar a MC de magnicidio.

Lo cierto es que el 28 de mayo el gobierno acusó a MC de estar involucrada en planes de intento de magnicidio y golpe de Estado. Concretamente, en esa ocasión, durante una rueda de prensa, Jorge Rodríguez mostró un correo de MC para Gustavo Tarre en el cual supuestamente “habló de golpe de Estado y de un plan de magnicidio”.

Pero hay más. El 26 de noviembre el diario El Universal publicó una información en la cual afirmó que “el Ministerio Público imputaría a la defenestrada (sic) diputada opositora María Corina Machado por supuesta vinculación con un plan para atentar contra el presidente de la república”. Según el mismo diario: “La información la suministró el despacho dirigido por Luis Ortega Díaz (la fiscala) en  un comunicado en el cual anunció la citación para el 3 de diciembre”

Más todavía, la televisora oficial, y esto está recogido en el sitio web vtv.gob.ve, informó que el “Ministerio Público imputó a la exdiputada por su presunta vinculación con el plan magnicida contra el presidente, lo cual tenía como propósito perturbar la paz del país”.

La versión textual del comunicado de la fiscala generala es la siguiente: “El Ministerio Público citó, en calidad de imputada para el próximo 3 de diciembre, a María Corina Machado por su presunta vinculación con el plan magnicida contra el presidente de la república”.

Antes de seguir adelante, dos comentarios: 1) Hasta ahora la única prueba con que cuenta el régimen es la versión de Jorge Rodríguez acerca de un mensaje electrónico, cuya autenticidad fue totalmente desvirtuada. 2) María Corina Machado no ha sido defenestrada y tampoco es exdiputada, como pretende el régimen y afirman  los medios controlados por el chavismo. Los diputados son elegidos por el pueblo y solamente pueden ser despojados de su diputación mediante un antejuicio de mérito llevado a cabo reconociéndole al parlamentario los derechos y la garantías que otorgan la Constitución y la leyes. Como es público y notorio, MC fue excluida de la Asamblea Nacional mediante una decisión arbitraria del presidente de esa institución.

Pero volviendo al tema de este artículo, resulta que después de haber divulgado a los cuatro vientos que MC iba a ser acusada de magnicidio, la fiscala viene ahora a decir, con su cara bien lavada o, mejor, con el mayor descaro, que es mentira que haya habido intención de acusarla por ese delito. Según ella (EU 3 4/12) “el caso se ha manejado muy mediáticamente… los medios de comunicación hablaron de magnicidio, eso es lo que consideran ellos (…) Ella fue citada para ser imputada por una investigación que adelanta el Ministerio Público, y se le imputó el delito de conspiración. Bajo ninguna circunstancia se le imputó el delito de magnicidio”.

¡Qué brío! Estamos habituados a escuchar y ver que el régimen habla (y actúa) como el cangrejo: para delante y para atrás. Pero esto es un descaro. ¿Qué pasó? ¿Después de matar el tigre la fiscala le tuvo miedo al cuero? ¿Le asustó al régimen la oleada de manifestaciones de apoyo y lealtad con María Corina que han surgido desde todos los rincones del país y desde los cuatro puntos cardinales del planeta?

Esa persecución, esas calumnias, esas acusaciones sin fundamento contra María Corina han levantado una polvareda internacional y se han revertido contra el régimen. El tema está en el ambiente internacional. Gobiernos, exmandatarios, parlamentarios, figuras destacadas, organizaciones políticas internacionales, organizaciones no gubernamentales defensoras de los derechos humanos  han manifestado su repudio a la persecución de que es objeto Maria Corina y han formulado severos y contundentes llamados al ilegítimo para que cese el acoso contra ella. También han rechazado categóricamente la prisión de Leopoldo López y de los jóvenes estudiantes presos, así como por los vejámenes de que son objeto, que han llegado a extremos nunca vistos en ningún otro lugar del mundo. Es unánime el clamor porque el régimen cumpla los llamados de las Naciones Unidas en ese sentido.

Finalmente, concuerdo con María Corina cuando dice que “Venezuela transita ya hacia la democracia” y que “la brutal escalada represiva es muestra de la debilidad de un régimen que sabe que fracasó, que está derrotado”.

Solo los dictadores cobardes se empeñan en neutralizar a las figuras políticas que aglutinan a su alrededor considerables masas de población. Esa es la razón de la prisión de Leopoldo López y de la persecución a María Corina. Lo dice muy claramente Carlos Alberto Montaner en  su artículo titulado “María Corina y sus carceleros”: “El chavismo pretende aplastar a cualquier venezolano capaz de unir a la mayoría del pueblo en su contra porque el terror y la intimidación son los instrumentos clave paras inducir a la obediencia”.

Afortunadamente ni María Corina ni Leopoldo se han dejado intimidar y sus conductas desafiantes y valientes han servido de estímulo para que el pueblo se  plante firme frente a la política de intimidación del régimen.