• Caracas (Venezuela)

Adolfo P. Salgueiro

Al instante

Adolfo P. Salgueiro

Dos horas y no concretó nada

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El martes 20, fecha exacta determinada por su Constitución, el Presidente Obama dirigió al Congreso norteamericano su alocución conocida como “State of the Union”  (Estado de la Unión) que viene siendo el equivalente a la Memoria y Cuenta que nuestra Carta Magna tambien exige (art. 237). En su alocución –de menos de una hora- Obama reseñó los logros obtenidos durante el año 2014 –entre los cuales la importante y comprobable  disminución de la dependencia petrolera , del déficit fiscal, el fin de las guerras de Irak y Afganistan, y el desempleo.  Naturalmente no dejó de llevar agua para su molino como es de esperarse de un político.

El miércoles 21, seis días después del plazo que dispone nuestra Constitución, el Sr. Maduro, en mas de dos horas, proporcionó una pieza oratoria en la que el tema central fue recordar a Chávez, a Robert Serra y la guerra económica que él cree (o nos quiere hacer creer) ha sido desatada a nivel nacional e internacional en contra de la revolución, todo ello aderezado con repetidos insultos de alto calibre en contra de la oligarquía (vaya y pase en boca de un comunista) y de la burguesía a la que todo ser humano aspira  legítimamente a acceder en países civilizados aunque no sean democráticos (ej. China, Singapur, Malasia, etc.). Mientras tanto en la tribuna del hemiciclo legislativo algunas decenas de personas (presumiblemente tarifados) voceaban slogans bajo la dirección de alguien que así lo indicaba. De los detalles íntimos no podemos estar muy seguros por cuanto  “El Nacional” –en muestra de democrático pluralismo- no fue invitado al evento.

De las  encadenadas dos horas de discurso, todo él menos cinco minutos fueron acusaciones, reclamos, promesas y cantos de sirena. Los cinco minutos que prometían ser el “lomito” de la sesión se fueron en anunciar algunas medidas cambiarias, en no anunciar lo mas urgente (gasolina) y avisar que los señores ministros visitarían la sede legislativa (en fecha sin determinar) para explicar los detalles de no se sabe bien que cosa. Pensar que era justo la hora de la novela que entretiene a nuestras mujeres después de su diaria dosis de cola en mercados y abastos!

Quien esto escribe no es experto en materia presupuestaria y así lo reconoce. Sin embargo no se precisa mucha sabiduría para darse cuenta que el presupuesto nacional (como el doméstico) se nutre de los ingresos los cuales deben ser iguales o mayores a los egresos.  Si los ingresos son mayores se podrá ahorrar y formar capital, de no ser así aún queda el recurso del financiamiento por terceros pero…ellos querrán recuperar su capital e intereses (tarjetas de crédito, bancos, tenedores de bonos, etc.) Toda otra alternativa puede correr la arruga pero será inviable a mediano o largo plazo.

El señor Maduro el miércoles anunció con todo el énfasis de quien miente a sabiendas que en el 2015 todos los programas sociales serán mantenidos o incrementados, que a ningun ente público le faltará un bolívar de su presupuesto y –lo mas importante- que Mercal, Pdval y Bicentenario seguirán vendiendo alimentos a precios justos etc.etc.

La afirmación anterior, mas el anuncio de aumentos salariales y ampliación del número de pensionados pudo haber sonado a música celestial para quienes no saben o no pueden sacar cuentas de ingresos vs egresos. He allí el populismo irresponsable que desgraciadamente rinde dividendos políticos en las sociedades poco ilustradas y en algunas muy ilustradas también (Hitler, Perón,  Le Pen, Podemos de España, etc.)

La decisión mas esperada de todas –el régimen cambiario- resultó en que no hubo decisión alguna. El gobierno no se atreve ni puede quitar el dólar a Bs. 6.30 para alimentos y medicinas por que de hacerlo se produciría el temido estallido social. La eliminación del Sicad (ya sea el I o el II) significa una megadevaluación la cual permitirá al gobierno y a las empresas públicas cancelar sus pasivos en bolívares al costo de una megainflación que ya nos está asediando y pronto se potenciará. El “paralelo legal” que se anunció posiblemente sea una ilusión y se resuma en  la cotización de Dolartoday que es una referencia (buena o mala, veraz o no) de las transacciones libres. Naturalmente la coexistencia de tres mercados seguirá siendo fuente de inagotable corrupción.

Varias de las promesas proferidas por Nicolás podrán atenderse con bolívares. Para obtenerlos basta imprimirlos y causar inflación. Sin embargo la adquisición de los alimentos, medicinas e insumos que necesariamente  hay que importar deberán ser cancelados en dólares que no alcanzan ni pueden ser impresos en la Casa de la Moneda ni aparentemente nadie ha estado dispuesto a prestarlos según se acaba de ver después del desafortunado periplo de Maduro con su extendida familia y amigos. Si el Comandante Eterno no hubiera fallecido seguramente que con su carisma y facilidad de manipulación ya hubiera inventado un nuevo discurso diciendo que el malvado Fondo Monetario “no es tan malo” y habría recurrido a sus arcas  puesto que para exactamente  eso está y Venezuela es miembro. Tal voltereta o “flexibilidad ideológica” está reservada a los jugadores de grandes ligas (Chávez, Fidel, Gadaffi) no para amateurs ni para aquellos que aun creen que la política obligará a torcer la economía.  Tal cosa no ha pasado nunca ni podrá pasar; ni aunque terminen de demoler lo poco que queda de democracia.