• Caracas (Venezuela)

Adolfo P. Salgueiro

Al instante

Zapatero a tus zapatos mientras Argentina arrugó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

El panorama social y político venezolano ha acumulado tal presión en la última semana que permite suponer que un desenlace –no sabemos de qué clase– se avecina.

Existen hechos y actitudes que parecieran dar fundamento a lo anterior, algunos por parte del gobierno, otros por parte de la oposición y otros más en el escenario internacional. Veamos.

El gobierno, batiéndose como gato acorralado, huye hacia delante anunciando –y en algunos casos ejecutando– medidas tan insólitas que no pueden interpretarse sino como resultado del desespero que embarga a una cúpula en la que las facciones no pueden ponerse de acuerdo. El jefe del Estado recurre a la confiscación diaria del espectro de radio y televisión para difundir a nivel nacional y en cadena actividades tan insólitas que confirman el desespero. Tal el caso de una recientísima manifestación de apoyo por parte de motorizados y otra de indígenas cuyas transmisiones duraron casi tres horas en horario privilegiado. Los primeros (motorizados) seguramente no serán los que a diario sufren lesiones y muerte en los intentos por robarles la moto, y los segundos (indígenas) imaginamos no serán las mujeres que piden limosna con un cartón de leche vacío junto a los semáforos caraqueños cargando a sus pequeños en condiciones precarias de alimentación e higiene.

Paralelamente, la señora ministra de Salud, Dra. Melo, tiene el tupé de afirmar que en nuestro país no existe ninguna emergencia sanitaria, cuando salta a la vista que ello es una mentira no solo evidente sino que peca de lesa humanidad. ¡Vergüenza Luisana!

La señora canciller, por su parte, afirma con toda soltura que Venezuela está no solo en condición de alimentarse a sí misma, sino de proveer alimentación a tres países más. Seguramente pensará que la gente que hace horas de cola y los bachaqueros acumulan comida para su posterior exportación. ¡Alucinante!

El marco para semejantes dislates y muchos más es la negativa del Ejecutivo para declarar la emergencia humanitaria (alimenticia y medicinal) pese a haber decretado –en contra de lo aprobado por la Asamblea Nacional– que sí hay emergencia económica, la cual –como es natural–  atribuyen como producto de los empresarios maulas que acaparan los bienes que con fluidez desembarcan a raudales en nuestros puertos cancelados todo de contado con las abundantes reservas de divisas que dispone el Banco Central.

En la OEA el gobierno dice que triunfó cuando la realidad es que se aprobó una declaración en la que –edulcorada pero claramente– se reconoció que en Venezuela hay crisis. En la Cumbre de Estados del Caribe que acaba de finalizar en La Habana, escenario de la otrora mano dadivosa de Venezuela, también se aprobó una declaración suficientemente suave como para no herir al Tío ex Rico pero constatando también la crisis y la necesidad de diálogo.

Hace apenas días el Parlamento Europeo aprobó por 541 votos contra 94 un pedido de diálogo. Entre los 94 que no votaron la resolución está Podemos de España que  no estuvo en contra sino que se abstuvo. Cómo estará la cosa que hasta los chavistas españoles sacan el cuerpo para no rayarse de cara a la elección del venidero día 26 de este mismo mes en la que está en juego la presidencia del gobierno de aquella nación. A lo mejor Zapatero también pensó en eso…

En esta misma semana que concluye hemos visto la activación de los CLAP (Comité Local de Abastecimiento y Producción) como vehículos de distribución para los escasos alimentos que van llegando. Tales CLAP son ni más ni menos que los Comités de Defensa de la Revolución de Cuba (CDR) que han sido y siguen siendo elemento indispensable para mantener la sumisión de la población a través del racionamiento. Una empleada nos comentaba hace días: “Imagínese Ud. que el que me va a dar la bolsa con alimentos seguro que tiene más hambre que yo”. Así pues habrá que estar enchufado con el CLAP que por disposición legal se forma con representantes del PSUV, las UBCH y el Poder Popular. ¿Será que a mi pobre y anciana tía que es adeca histórica le irán a dar una bolsita? ¿Será que Nicolás y Cilia estarán sobreviviendo con solo dos “golpes” diarios?

En esa misma atmósfera Unasur convoca al gobierno y a la MUD para un tal diálogo pedido por el mundo entero pero en el que es evidente que no hay voluntad alguna de dialogar ni ceder sino tan solo de tomar un poco de aire. Llaman como mediadores a tres señores escogidos por una sola de las partes y ya uno de ellos –Zapatero– suelta la recomendación de no insistir con el revocatorio que no es ni siquiera una demanda política sino un mecanismo escrito constitucional. Para peor –y para sorpresa hasta de este columnista que creía haber visto ya todo en el mundo internacional– hasta la Argentina de Macri otrora tan dizque comprometida con la democracia continental– “culipandeó” acomodándose con Miraflores a cambio de vaya a saber qué contraprestación que ya nos podemos imaginar sea para favorecer las aspiraciones de su hasta ahora prestigiosa señora canciller Malcorra.

Si todo esto y más ocurrió tan solo en la presente semana puede concluirse entonces que los acontecimientos han tomado una velocidad tan vertiginosa que presagian que cambio habrá. Lo que no se sabe es cuál cambio ni quién será el agente ejecutor del mismo por lo que no se puede anticipar si el resultado será mejor o peor.

Lo que sí es seguro para todos los involucrados es que cualquier cambio o rectificación requerirá divisas y eso es justamente lo que no hay. Saque Ud. sus conclusiones.