• Caracas (Venezuela)

Adolfo P. Salgueiro

Al instante

Tiempo de incertidumbres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ni oficialismo ni oposición  pueden negar que Venezuela navega en aguas tormentosas que se traducen en una situación política, económica y social de extrema fluidez en la que la mayoría de las personas espera acontecimientos que no saben bien cuales serán pero  sí existe la certeza de que traerán tiempos aun más difíciles.

En el gobierno es evidente que no saben bien que hacer por que al no existir la verticalidad inapelable de cuando vivía Chávez son ahora varios grupos con diferentes orientaciones e intereses los que pugnan alternativamente por ganar el control. No es malo que haya corrientes de pensamiento pero sí es malo que no haya por lo menos algún lineamiento común que inspire la acción oficial. Lo único que es común y compartido son las ganas de quedarse enchufados.

La afirmación anterior se hace evidente en la insostenible inacción en materia cambiaria, las piruetas con el tema del Esequibo, los operativos OLP destinados a dar percepción de seguridad pero que más bien derivan en abusos sin resultados. A ello agregue usted la incomprensible –por no decir demencial– decisión de obligar el desmantelamiento de los depósitos de alimentos de La Yaguara desde donde se planifica y ejecuta buena parte de la distribución de los alimentos justamente en el momento mas crítico de los rubros de la mas elemental necesidad. Suponemos que a los funcionarios encargados de regularizar el suministro de alimentos no les debe haber gustado el momento elegido por algún otro grupo cuya prioridad es reventar la empresa privada mas importante del país.

En el PSUV parece que también la lucha es a cuchillo. Mucho cacarearon con unas tales primarias para elegir a sus candidatos de cara a diciembre para luego –igual como hacía Chávez- hacer caso omiso a las preferencias de la militancia mientras la cúpula acomoda a sus miembros en todos los puestos salidores. Bonita democracia participativa!

En lo internacional los roces y malos entendidos se multiplican mientras los encargados de esa area apenas si pueden balbucear los comodines de “injerencia”, “confabulación” y otros igualmente imaginativos. Ya ni la clientela otrora beneficiaria de la ambición “subimperial” del socialismo del siglo XXI quiere retratarse en la misma foto.

Omitimos comentar sobre el drama diario de la procura de alimentos por que los medios vienen dando cuenta de esos avatares que ya están dando muestras evidentes de peligrosa inquietud social que tiende a desmadrarse.

Los apuntes precedentes no afectan tan solo al oficialismo, sus beneficiarios y sus secuaces sino que por los predios de la oposición los aires no son menos fétidos aun teniendo en cuenta los muy importantes y hasta cierto modo exitosos logros obtenidos.

No es poca cosa haber obtenido un consenso que permita postular candidatos unitarios en todos los circuitos y listas que se disputarán en diciembre. Este columnista se escandaliza al ver los nombres de algunos postulados y la inexistente relación entre ellos y las jurisdicciones por las que aspiran. Estamos conscientes de las grandezas y pequeñeces que cohabitan en la MUD y por eso –aun con el pañuelo en la nariz en algunos casos- entendemos la necesidad de haber hecho compromisos gigantescos para lograr esas postulaciones que esperamos lleven a la Asamblea algunos legisladores mejores que los que en el presente quinquenio avergonzaron nuestra bancada ya sea por su ineptitud o por la  mera traición tarifada o no.

El problema de las inhabilitaciones, mas las que vendrán cuando ya no haya remedio, mas el sacrificio de Copei , mas las sorpresas que aun nos faltan como pudiera ser el caso de una inesperada sentencia que se dicte en el caso del  recurso judicial que  aspira la  invalidación de la tarjeta unitaria de la MUD, etc.etc. Todo eso y más son dificultades que habrá que sortear no con la perfección deseable sino con la mejor solución posible. No estamos de acuerdo con eso de hacer política a través de la antipolítica (atacar a la MUD por todo). Después del 6 de diciembre salgamos a reclamar. Ahora empujemos todos hacia un mismo lado haciendo cada quien los renunciamientos que sean necesarios. La cosa es ganar y cobrar. Los preciosismos, las aspiraciones que ya no pueden resolverse y las cuentas pendientes se dilucidarán después. Para entonces este mismo opinador ya tiene su propia lista de críticas.