• Caracas (Venezuela)

Adolfo P. Salgueiro

Al instante

Semana de emociones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La semana que hoy termina nos ha proporcionado al menos dos noticias que deseamos comentar en estas líneas.

Primarias de la MUD: Con reservas de muchas personas pero con la complacencia de muchas mas se llevaron a cabo las primarias para elegir  algunos de los candidatos  uninominales que la oposición presentará en unas elecciones parlamentarias que algún día habrán de celebrarse, si acaso.  La asistencia de votantes sumó casi seiscientos mil personas que equivale más o menos a 8% del padrón de electores registrados en los circuitos donde se celebró la consulta.

Los organizadores de la elección afirman que el número de concurrentes fue muy bueno mientras los voceros del gobierno señalan que fue muy escaso. En las sencillas matemáticas de este opinador el porcentaje de gente que decidió votar equivale a 16% toda vez que si consideramos que el país está polarizado en dos toletes mas o menos iguales, tendremos que convenir que el numero de personas a quienes estaba dirigida la consulta es de tan solo 50% de los inscritos en el padrón: la oposición. Esas mismas matemáticas nos indican entonces que los que votaron fueron 16% de aquellos a quienes estaba dirigida la consulta. Tal cifra no solo es buena sino excelente teniendo en cuenta el conjunto de circunstancias adversas que rodearon al evento (falta de recursos, falta de información, etc.).

Un hecho del cual poco se ha comentado por cuanto reviste un carácter supuestamente técnico es la presencia no solicitada de unos tales “acompañantes” de Unasur acreditados y anunciados por el CNE apenas la noche anterior a la elección, sin siquiera haber preguntado nada al  legítimo dueño del evento que es la MUD. La sangrienta y sorpresiva maniobra urdida por el árbitro (el CNE) sin anuncio ni consulta alguna con la MUD, enfatizando el carácter de “acompañantes” que se asignaba a esos invitados presagia los abusos y arbitrariedades que serán moneda corriente en el proceso que se avecina. Nada de misiones de observación integral de la OEA o el Parlamento Europeo o el Centro Carter reconocidamente especializados en observación electoral. No señor… quienes vendrán son apenas “acompañantes” de Unasur para dos o tres días de turismo electoral con viáticos para posteriormente dar la bendición a un proceso cuyo desarrollo y evolución ha consumido meses de organización, abusos y arbitrariedades. ¡Zamuros cuidando alpiste!

Acusaciones a jerarcas del régimen: El otro evento que ha recogido la atención pública es el informado por prestigiosos medios de prensa nacional e internacional en los que se informa que fiscales norteamericanos –dentro de su país naturalmente– están conduciendo una investigación en la que se involucra a altos personajes del gobierno nacional en cuestiones de narcotráfico y lavado de dinero hacia Estados Unidos  que, eventualmente, pudiera derivar en una imputación judicial formal. Solo reseñamos aquí el hecho de que algunos de los mas prestigiosos medios de prensa del mundo hayan recogido la noticia y que por ello la misma haya ameritado los principales titulares de la prensa nacional, continental y hasta mundial.

Como era de esperarse, los aliados políticos de los funcionarios objeto de la investigación criminal en curso proclaman  su inocencia y –obviamente– atribuyen el asunto a una conspiración mundial para desacreditar a la “revolución bolivariana”. No es de extrañarse entonces que desde el Ejecutivo y desde la Asamblea Nacional –poderes políticos del Estado– haya emergido una solidaridad automática en apoyo a los involucrados. Lo que sí es repelente a la noción de democracia y separación de poderes es que el Tribunal Supremo, en boca de su titular, haya proclamado apoyo y presunción de la inocencia de unas personas que precisamente por este caso pudieran llegar a tener que llegar a sus estrados como más alto tribunal de la República. Este columnista –abogado de profesión– imagina que a la hora de las chiquitas esos señores y señoras magistrados tendrán que excusarse de entender del caso si es que les llega. ¿O no?

Algunos lustros de experiencia política nos permiten deducir que el clima creado por este evento posiblemente tenga una dosis de coordinación internacional teniendo en cuenta que es muy grande el número de parlamentos, medios de comunicación  y otras instituciones que ya han tomado posición pero…también hay que tomar nota de aquella conseja popular de que “cuando el río suena es por que piedras trae” y que el complicado panorama que se presenta al gobierno venezolano no se contiene con el mero recurso de invocar  la “no ingerencia”, “la guerra económica”, la “soberanía” , el “legado del comandante eterno” y demás comodines que desde la cúpula que hoy manda pretenden imponer como muro para contener la avalancha que hoy –al revés que ayer– se ha vuelto en su contra.