• Caracas (Venezuela)

Adolfo P. Salgueiro

Al instante

Gracias por la torta que pusieron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La visita de tres ex presidentes de países latinoamericanos invitados para asistir a un foro sobre democracia –en tiempos normales– hubiera sido una noticia de interés solo para un reducido número de políticos e intelectuales y alguno que otro grupo de personas involucradas en esos temas. Sin embargo, los tiempos que vive nuestra patria –que no son normales– y el torpe manejo que el gobierno escenificó, convirtieron ese evento en una noticia de trascendencia nacional e internacional que en definitiva dio realce a la visita, visibilidad a sus organizadores y dificultades a los mandones de turno.

Prueba irrefutable de lo que se ha afirmado es el manejo de la visita de dos de los ex presidentes a la cárcel militar de Ramo Verde en donde pretendían visitar a Leopoldo López y otros presos en día domingo dentro del horario normal de visita. La lamentable escena que allí se suscitó en la que no solo se impidió la visita, sino que se empujó e irrespetó al ex mandatario colombiano Andrés Pastrana fue la clave y el detonante del éxito toda vez que, como es más que evidente, resulta mucho más noticia un escándalo bochornoso protagonizado por las “fuerzas del orden” que la discreta difusión que hubiese tenido la visita pautada. Hacemos salvedad en exonerar a los efectivos de la Guardia Nacional que tuvieron que ejecutar el lamentable –y amplísimamente reseñado– papel ya que la orden de hacerlo emanó de los responsables ubicados mucho más arriba en los escalones de dirección de los asuntos públicos.

Este columnista tuvo el privilegio de ser invitado a participar en el foro propiamente dicho que tuvo lugar el lunes 26 y por eso es testigo presencial de todo lo que se dijo en dicho evento. En tal carácter damos fe de que todos los invitados extranjeros afirmaron categóricamente que no era ni su papel ni su intención intervenir en asuntos de política interna que solo nos competen a los venezolanos. Tampoco es que sus intervenciones versaron sobre el sexo de los ángeles sino que tuvieron un contenido que da razón a aquello de que “quien tiene rabo de paja huye de la candela”, y es así como nuestros próceres bolivarianos, acosados ya por mil problemas impostergables, no perdieron la oportunidad de quedarse callados sino que dieron rienda suelta al repertorio de insultos obsoletos que más parecen de Corea del Norte o de la Revolución Cultural china que razones o lenguaje para expresar desacuerdos.

Imagínese usted, amable lector sabatino, acusar a Pastrana de ser financiado por “dinero sucio del narcotráfico” cuando el hombre fue secuestrado por Pablo Escobar Gaviria y se salvó por milagro. Bien hizo el colombiano en recordar a sus acusadores que el presidente de la “hermana república” que sí tuvo ese pecadillo fue Ernesto Samper, hoy secretario general de Unasur aupado por Maduro, Santos y demás presidentes sudamericanos de frágil memoria. Y que tal con el mexicano Felipe Calderón quien inició y condujo una verdadera guerra contra las drogas que transitan por su país. Menos mal que en Chile hace frío que no es propicio para el cultivo de drogas pero igual Piñera (billonario en dólares) fue acusado de viajar por cuenta del “dinero sucio”. A estas horas se conoce la contundente carta emitida nada menos que por Oscar Arias, premio Nobel de la Paz y figura  cimera de la democracia continental. Antes de que estas líneas vean publicación seguramente que ya él también será descalificado e insultado con el cuento de  la soberanía y de que “Venezuela se respeta”, lo cual es harto razonable  y exigible cuando se practican conductas  equivalentes.

¿Se acuerdan ustedes del famoso “por qué no te callas” proferido por don Juan Carlos? La razón fue por que el incontinente Comandante Eterno irrespetó al ex presidente del gobierno español Aznar y de allí se generó un incidente diplomático de poca consecuencia pero mucha recordación. Pues lo mismo ocurrió ahora cuando el gobierno de Colombia, como corresponde institucionalmente, reclamó por el maltrato inferido a un ex jefe de Estado (enemigo político del actual mandatario Santos) y otra vez los “herederos de Chávez” se despacharon con vitriólico comunicado propio de vestal ofendida. Seguramente olvidaron  que el fallecido Gigante calificó de “ladrón de siete suelas” a Alan García, de “genocida” a Uribe,  “arrastrado” a Menem  y pare usted de contar.

Así, pues, cerramos estas líneas agradeciendo mucho a nuestras autoridades por haber ayudado tanto a la difusión del foro sobre democracia y la reseña de la visita de tres connotados latinoamericanos.

@apsalgueiro1