• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

La vida en el Amazonas y otros ríos, en riesgo por megahidroeléctricas

En ríos biodiversos, como el Mekong y el Congo, se planean construir unas 450 represas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los tres ríos más biodiversos del mundo, el Mekong, el Congo y el Amazonas, están experimentando un boom de construcciones de hidroeléctricas que pondrían en riesgo la biodiversidad y la pesca.

Esta fue una de las principales conclusiones de un reciente estudio publicado por la revista ‘Science’, en el que participaron más de 40 científicos de distintos centros de investigación y fue liderado por el departamento de Agricultura y Ciencias Naturales de la Universidad de Texas A&M (Estados Unidos).

El río Congo, en África; el Amazonas, en Suramérica, y el Mekong, en el suroeste asiático, conservan la tercera parte de las especies de peces de agua dulce del mundo, las cuales solo crecen en sus aguas.

De acuerdo con la publicación científica, actualmente existen en estos afluentes pequeñas presas, y están ubicadas en ríos tributarios de los cauces principales, pero más de 450 represas adicionales se planean solo para estos tres ríos y otras más ya se construyen.

Los investigadores alertan de que estas represas se ubican en las grandes caídas de agua, justo donde se concentran muchas especies únicas de peces que se han adaptado al agua dulce.

Kirk Winemiller, el investigador que lideró el estudio, aseguró que el río Amazonas tiene 2.300 especies de peces conocidas, lo que equivale al 16 por ciento de las especies del mundo, y que cada año se siguen descubriendo más y más.

La cuenca del Congo es la segunda, con 1.000 especies, y el Mekong cuenta con 850, conocidas por la ciencia, según un artículo de divulgación de la Universidad de Texas A&M.

Ciclo de vida afectado

El estudio internacional advierte que, aunque la información de datos geográficos respecto a la distribución de especies tropicales de peces está incompleta, recientes investigaciones son claras en afirmar que la ubicación de estos proyectos hidroeléctricos es determinante a la hora de conservar la biodiversidad.

“Las grandes represas invariablemente reducen la diversidad de los peces, pero también bloquean los movimientos que conectan a las poblaciones y que son vitales para que los peces migratorios completen sus ciclos de vida. Muchos de los peces recorren cientos de kilómetros para superar los pulsos del agua que se dan en las temporadas de sequía y lluvias”, precisa la publicación.

Héctor Angarita, miembro de la organización The Nature Conservancy-Colombia y quien ha investigado los impactos de las hidroeléctricas en la cuenca del Magdalena, explica que cuando se instala este tipo de proyectos cambian los patrones temporales de inundación y sequías de los ríos, lo que afecta a su paso los ritmos de crecimiento, maduración y reproducción de los peces de los que viven cientos de comunidades.

Soluciones ineficientes

De otro lado, en el artículo, los investigadores señalan que se ha comprobado que los pasos para peces, construidos por las hidroeléctricas para mitigar su impacto, han fracasado, e incluso señalan que son peligrosos para la fauna acuática.

Los investigadores, de acuerdo con la publicación de ‘Science’, critican que aunque se piden estudios de impacto ambientales en los que se invierten cientos de millones de dólares, estos realmente no influyen en los parámetros de diseño de las hidroeléctricas, y muchas veces se finalizan cuando la construcción ya ha terminado.

El equipo de investigadores hace un llamado para que estos proyectos tengan una planeación más ‘sofisticada’ e ‘integral’ de la energía hidráulica que se proyecta para estos afluentes.

LAURA BETANCUR ALARCÓN