• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Los viajeros de clase ejecutiva también sufren

El estudio advierte que los viajes de negocios han generado una “silenciosa epidemia de viajeros enfermos y tristes” / Foto Pixabay

El estudio advierte que los viajes de negocios han generado una “silenciosa epidemia de viajeros enfermos y tristes” / Foto Pixabay

Una investigación señala que los viajeros de negocios tienden a comer de manera menos saludable y a hacer menos ejercicio del aconsejable. Debido a los largos vuelos, tienen más riesgos de padecer una trombosis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sí, los pesos pesados de los viajes de negocios, esos armados con tarjetas de materiales exóticos, abonados al cielo Business, siempre bienvenidos por su nombre de pila en salas VIP de Nueva York, Tokio y Milán, también sufren. Podrán imponer un sutil respeto mientras avanzan por el aeropuerto, impecables, sin una arruga en el traje hongkonés, móvil en una oreja, carry on siguiéndolos casi como una mascota con vida propia. Pero por dentro sufren.

Cómo quisieran decirles a todos esos pasajeros contracturados con el Mal de la Clase Turista (y alguna dosis de resentimiento), que ciertas noches en el penthouse de su cinco estrellas a miles de kilómetros de casa ellos también pueden sentirse mal. Qué importan el menú de almohadas, los masajes tailandeses y el champagne de cortesía. Se lo explicarían, claro, si a alguno de los que vuelan en eso que está por allá atrás, llamado Económica, le permitieran acceder al frente del avión, donde el business traveler ya se apresta a colocar su asiento en 180 grados para dormir ocho horas, después de los quesos franceses.

El lado oscuro de la hipermovilidad, así se titula el reciente estudio de la Universidad de Surrey, Inglaterra, que paradójicamente echa algo de luz sobre esta (exclusiva) problemática. Y es a partir del análisis de los costos psicológicos, sociales y emocionales derivados de los viajes de negocios que advierte sobre una “silenciosa epidemia de viajeros enfermos y tristes”.

La investigación observa que los viajeros de negocios tienden a comer de manera menos saludable y a hacer menos ejercicio del aconsejable. Debido a los largos vuelos, tienen más riesgos de padecer una trombosis y se exponen más de la cuenta a radiaciones potencialmente peligrosas. Además, el jet lag, la alteración del ritmo circadiano o biológico, puede volverse crónica.

“El año último pasé 322 días viajando, lo que significa que pasé 43 miserables días en casa”, dice en la película Up in the air Ryan Bingham, el personaje de George Clooney adicto a sumar millas. Sin embargo, en el mundo real la vida constantemente lejos del hogar genera reacciones menos positivas, que se suman a la lista de males del viajero de negocios.

“Viajo constantemente por trabajo y me encanta. Lo único malo es sentir siempre que preferiría estar en tal lugar con mi familia”, dice Esteban Anca, comerciante y viajero híper frecuente a Las Vegas y Santiago de Chile. Para Nicolás Carver, que por su labor en el rubro turístico en un mes puede pasar por Estambul, Tokio y Madrid, “lo mejor de mi trabajo es conocer tantos lugares sin ser turista. Lo peor, no disfrutar con la gente que quieres”.

En otro informe, en la misma línea de investigación, la corporación y agencia de viajes Carlson Wagonlit Travel detectó que para los viajeros frecuentes (más de 30 vuelos al año), con familia, volar en fines de semana es significativamente más estresante. A la vez, viajar por trabajo con una pareja o un hijo mayor ayuda a relajarse e incluso a sobrellevar mejor el jetlag y, finalmente, a ser más productivo.