• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Un tren lleva por un recorrido en el tiempo

El paisaje, la flora y la fauna permanecen intactos al paso de la locomotora / Foto cassrailroad.com

El paisaje, la flora y la fauna permanecen intactos al paso de la locomotora / Foto cassrailroad.com

En un parque de Virginia Occidental, en Estados Unidos, un tren lleva a sus pasajeros por paisajes hermosos como de cuentos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Cass Escenica State Park Ferrocarril se desplaza ruidosamente por rieles que datan de 1901 y que fueron instalados para dar servicio a la West Virginia Pulp and Paper y llevar esa madera hacia y desde el molino y procesadora de Cass, en el estado de Virginia Occidental, en Estados Unidos.

Cuando dejó de tener utilidad todo este sistema de explotación maderera quedó todo detenido en el tiempo. El paisaje, la flora y la fauna, quedaron intactos y eso es lo que buscan los pasajeros amantes de los ferrocarriles, de los paisajes, de las montañas.

La estación y pueblito de Cass albergan la mayor colección de locomotoras Shay. Son ocho máquinas en perfecto funcionamiento, pues el parque también alberga unos talleres ferroviarios en plena actividad. Todo le pertenece a la División de Parques del estado de Virginia Occidental. Los pasajeros son trasladados hasta la cima de Bald Knob, el tercer punto más alto del estado, hazaña solo posible gracias a la cremallera de estas máquinas y de estos rieles.

Estas montañas de 1.400 metros de altura estaban pobladas de abeto rojo y abeto oriental, pero las madereras terminaron con todo antes de irse. Ahora la naturaleza recuperó su vitalidad y junto a esas dos especies, desde el ferrocarril pueden verse bosques de roble, nogal, abedul, haya y arce. Una maravilla que nadie apetece derribar porque el turismo produce más renta que la madera.

El pueblito de Cass se mantiene sin muchos cambios… salvo que las casas antes refugio de los operarios, ahora son alquiladas como casas vacacionales. Las caminatas, recorridos a caballo y en bicicleta, los resonantes arroyos de montaña y toda la fauna que también vuelve al amparo de la flora renacida, son suficiente atractivo para los turistas generalmente estadounidenses.

Con esos trayectos en subida, no es para nada sorprendente que las chimeneas de las locomotoras produzcan una espesa nube de humo negro debido al esfuerzo a que son sometidos los motores.

Los tanques ya fueron llenados con agua cristalina de la montaña, y las nubes de vapor se entremezclan con el negro humo de la leña.