• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

¿Cuánto tiempo uno se demora en enamorarse en serio de alguien?

Pareja durante una cita | El Nuevo Día/ Archivo

Pareja durante una cita | El Nuevo Día/ Archivo

Expertos definen 3 etapas, pero no hay receta ni acuerdos sobre la velocidad en que se cumplan

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“El amor es una sensación total que no es posible describir en palabras, sería lo mismo que definir ¿Qué es lo dulce? … Creo que no hay una definición absoluta de amor”, explica la psicóloga Betania Cohen Cabrera del Centro Médico y Terapéutico Alimentación Sana.

Por eso, dice que lo importante, es conocer el concepto de amor que cada uno maneja y cuál es el que se tiene o le gustaría construir. Pero, ¿qué es el amor? Si nos vamos a la raíz etimológica de la palabra, podemos dividirla en a-mor que significa sin muerte o más allá de la muerte.

Quizá es algo mucho más trascendente que lo que alcanzamos a conocer o a imaginar, aunque también se le define como poner al otro antes que a uno. Suena difícil y lo es.

“El amor es lo que nos puede hacer crecer, hacer cosas que jamás haríamos solos, nos moviliza, nos saca del ‘estado de muerte’ en el que muchas veces estamos”, define.

Desde esa definición, la psicóloga aclara que la velocidad en que se consolide la relación, dependerá de qué se quiere como pareja. Por ejemplo, la unión se acelerará cuando ambos logran que emerja una pareja, como una “tercera persona” que no es uno ni el otro, si no que tiene de ambas personas.

“Es cuando ambos se han transformado y han transado aspectos de cada uno en pos de esta ‘pareja’, donde fundamentalmente, la velocidad tiene que ver con tener proyectos en común, con ser compañeros, con caminar juntos”, dice.

Por eso, indica que no hay que olvidar que una relación es un proceso con ritmo propio, un trabajo continuo y diario con muchas renuncias, pero también con muchas ganancias, no personales sino de un “nosotros”. En ese sentido, advierte Cohen que no hay recetas para explicar un tiempo de consolidación.

“Quizá se puede ver en los frutos que genere esa relación, en los acuerdos que lograron tomar, en el crecimiento que han tenido, en la sinergia que se genera, en las acciones que han realizado, quizá algunas impensables cuando estaban solos”, comenta.

1. Amor pasional

Se dice que casi todas las parejas pasan por una primera etapa "caliente" de excitación sexual o amor pasional y que dura los primeros meses de la relación. “En nuestro tiempos, la atracción física es importante, es lo que nos diferencia de ser amigos. No obstante, no es lo único para que una pareja permanezca en el tiempo”, aclara.

Sin embargo, agrega que muchas veces por no asumir el deseo sexual se disfraza de enamoramiento, pero en realidad es algo meramente físico y quizás debido a que la sociedad lo castiga, sobre todo a las mujeres, es adornado con sentimientos que no existen y solo para justificar la atracción física.

“Tal vez algunas preguntas que nos podemos hacer para diferencia si es amor o ‘calentura’ son: ¿Estoy dispuesto a envejecer con él o ella? ¿Lo querré cuando sea viejo? ¿Lo podré llegar a querer hasta la muerte? O en realidad lo quiero para satisfacerme una necesidad fisiológica”, propone.

Es que el amor pasional, como primera etapa, es pura excitación sexual que lleva a un estado fisiológico distinto y hasta se ha comprobado que gatilla algunos procesos muy similares a lo que sucede con las drogas. Se libera serotonina, el llamado neurotransmisor de la felicidad. Además, esta excitación puede causar de la misma manera un temor a que el amor se esfume, se rompa, que todo termine.

“Se agita el corazón. Sube la presión arterial. Se liberan azúcares. Y en este estado nadie es racional y la fisiología trabaja en pos de la mantención de la especie por lo que va a privilegiar lo que lleve al coito, a la relación sexual”, afirma Betania Cohen.

2. Post pasional

Es cuando se logra una pasión más reposada y se ha trascendido la parte física, pero también se distingue, cuando se comienza a defender la intimidad ante otras situaciones como el trabajo, las relaciones sociales de cada uno, según afirma el doctor Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo en una nota publicada por El Clarín.

Esto comenzaría a ocurrir después de los 6 meses. “No podemos olvidar que el amor también es irracional, hace que despierte el corazón y nos movilicemos desde otro lugar, no desde la cabeza, desde el me conviene no me conviene, sino desde lo que siento hacer”, opina la especialista en terapia sistémica familiar.

Por lo tanto, la recomendación en esta etapa es a aprender a conjugar la idea de que el amor de pareja, tiene que ver con llegar a poder vivir así de libre, pero para eso hay que ser sinceros con uno mismo y con el otro, y saber que lo “racional” no siempre nos muestra las cosas tal cual son.

Pero también, que cualquier relación implica un proceso de crecimiento donde siembre habrá obstáculos que saltar. “Si somos sinceros podemos tener un mayor conocimiento de la cancha donde estamos y por lo tanto movernos mejor”, anima.

3. Compromiso real

Tras el “mito fundacional” de la pareja, que marca la unión de la pareja y que ayuda a recuperarla en momentos de crisis, el amor pasional y el post, viene el compromiso para formar una relación estable.

De acuerdo, al doctor Ghedin esto demora de un año y medio a tres años. Aunque para llegar a esta etapa, se requerirá que los procesos personales de los integrantes de la pareja vayan en ese sentido y se logre una situación de tranquilidad, en la cual reine la armonía y sobre todo la confianza.

¿Cómo? Sorteando los deseos, sentimientos, desacuerdos, intimidad sexual de la misma manera que otros aspectos más profundos e históricos de cada una de las partes.

En este caso, el especialista argentino, nombre a la crianza, experiencia vincular de los padres, educación, internalización de valores durante la infancia, pautas sobre la vida en pareja y el sexo, entre otras variables.

Para la experta chilena, el compromiso se dará cuando la persona esté preparada y ambos quieren trabajar en conjunto por una relación, renunciando a algunos aspectos del ego en pos del otro.

“Hay que ser valiente para asumir que el amor viene de la mano con el dolor, no podemos tener la rosa sin sus espinas. Cuando dos personas valientes y con convicción sin dudas se juntan, creo que se genera una sinergia hermosa y así el compromiso es casi una consecuencia de lo demás”, reflexiona Betania Cohen.

De todas maneras, no hay que olvidar el amor no basta ni es suficiente para que la relación perdure en el tiempo.