• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Casi 1.500 niños sufrieron abusos sexuales en ciudad inglesa

Archivo / El Comercio / Perú / GDA

Archivo / El Comercio / Perú / GDA

Un informe elaborado por el municipio de Rotterham revela que las autoridades ignoraron las denuncias presentadas desde 1997

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Unos 1.400 menores sufrieron abusos sexuales en la localidad de Rotterham, al norte de Inglaterra, desde 1997 hasta 2013. En la mayoría de casos no encontró respuesta alguna de las autoridades, señala un informe publicado hoy.

El documento fue elaborado por encargo del municipio de Rotterham, después de que cinco hombres de origen paquistaní fuesen encarcelados en 2010 por explotación sexual de niñas. El informe advierte sobre múltiples fallos de la policía, las autoridades municipales y las agencias de protección de menores.

La investigación señala que niñas de solo once años fueron víctimas de violaciones grupales, mientras otros menores fueron secuestrados, golpeados y llevados a otras ciudades de Inglaterra durante esos 16 años.

Algunos niños fueron amenazados con armas de fuego, rociados con gasolina y obligados a asistir a violaciones, de acuerdo con el documento, que sindica la autoría de la mayoría de los delitos a redes paquistaníes de explotación sexual que actuaban en Rotterham y otras localidades del norte de Inglaterra.

"Es duro describir la naturaleza aterradora de los abusos que esos menores sufrieron", declaró durante la presentación del documento, Alexis Jay, autora del estudio.


INACCIÓN DE LAS AUTORIDADES

Según Jay, muchas de las pruebas que se presentaron a la policía y las autoridades municipales desde 1997 en Rotterham fueron pasadas por alto y no se tuvieron en cuenta.

"Si todas las autoridades implicadas hubieran estado menos preocupadas por sus propias agendas y sus prejuicios, y se hubieran centrado en el bienestar de los niños, muchos de esos menores no habrían sufrido los abusos y la brutalidad de lo que estamos oyendo", apuntó.

La autora señala que el acoso y los abusos a los menores fueron durante años un problema en esa localidad.

"Gran parte del personal habló de su nerviosismo para identificar el origen étnico de los culpables por temor a ser tomados como racistas, mientras otros hablaron de que sus jefes les dejaron claro que no lo hicieran", apunta el documento.

Al menos un tercio de los abusos sufridos por esos 1.400 niños eran conocidos por las agencias de protección de menores, según el documento.