• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El reloj atómico que no fallará en 15 mil millones de años

Este reloj utiliza átomos de estroncio que oscilan 431 billones de veces cada segundo / Cortesía

Este reloj utiliza átomos de estroncio que oscilan 431 billones de veces cada segundo / Cortesía

Creadores plantean utilizar este tipo de relojes para formar una red que realice mediciones 3D de la forma de la Tierra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No se atrasará ni adelantará un solo segundo en unos 15.000 millones de años, más o menos la edad del Universo, una precisión casi inimaginable, pero que ahora es realidad gracias a las modificaciones que se han introducido a un reloj atómico de estroncio.

Científicos del Instituto Nacional del Estándares y Tecnología (NIST) de Estados Unidos han logrado con sus últimas modificaciones que el reloj atómico gane en precisión y estabilidad, según un artículo publicado hoy por Nature Communications.

La cronometría tiene gran importancia en las comunicaciones avanzadas, las tecnologías de posicionamiento -el GPS- y otras muchas tecnologías, recordó en un comunicado el NIST.

Además, este reloj de altísima precisión tiene otras aplicaciones más allá de dar la hora, por ejemplo brinda datos para altímetros basados en cambios de la gravedad y experimentos sobre las correlaciones cuánticas entre átomos.

El reloj creado en conjunto por el NIST y la Universidad de Colorado es ahora "tres veces mas preciso que el año pasado, cuando ya fijó un récord mundial", lo que le permite medir cambios diminutos en el paso del tiempo y la fuerza de la gravedad a alturas ligeramente diferentes.

Einstein ya había predicho esos efectos en su teoría de la relatividad, lo que significa, entre otras cosas, que los relojes caminan más rápido en elevaciones mayores, recuerda el artículo.

La explicación de toda esta precisión de récord se debe a que los científicos "toman literalmente la temperatura" ambiental de los átomos.

Para ello, dos termómetros especializados, calibrados por investigadores del NIST, se insertan en una cámara de vacío que encierra un nube de átomos de estroncio confinados por láseres.

Ahora "podemos medir el desplazamiento gravitatorio cuando se levanta el reloj solo dos centímetros por encima de la superficie de la Tierra", explicó Jun Ye del NIST.

Además, consideró que con este nuevo avance están muy cerca de poder "ser útiles para la geodesia relativista", que es la idea de usar una red de relojes como si fueran sensores de gravedad para realizar mediciones de precisión en 3D de la forma de la Tierra.