• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

El refugio de la virgen Morena en Cataluña

Los devotos deben hacer fila para visitar la imagen de la virgen, en la parte superior del templo / Foto captura youtube

Los devotos deben hacer fila para visitar la imagen de la virgen, en la parte superior del templo / Foto captura youtube

En un monasterio incrustado en la montaña se venera a la virgen Moreneta, que es la patrona de la comunidad autónoma española de Cataluña desde 1881

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de 45 minutos de recorrido en tren desde Barcelona, España, se llega a un destino que enamora a los más creyentes y a los amantes de la naturaleza: el santuario de Montserrat. Allí, en un monasterio de los monjes benedictinos, incrustado en la montaña, se venera a la virgen Moreneta, que es la patrona de la comunidad autónoma española de Cataluña desde 1881.

Cuenta la leyenda que la figura de la virgen, morena como lo sugiere su nombre en catalán -la lengua de los catalanes-, fue encontrada por unos niños pastores, dentro de una cueva, en el año 880. La leyenda también cuenta que el obispo de la época ordenó trasladar la imagen a la ciudad vecina de Manresa, pero fue imposible sacarla.

Por eso le construyeron una sencilla ermita y más adelante una iglesia, hasta terminar en la imponente basílica donde hoy se le rinde tributo a la imagen, que es una talla románica policromada del siglo XII. La Moreneta mide 95 centímetros y en su mano derecha sostiene una esfera que representa al universo. Sobre su regazo descansa el niño Jesús -coronado como ella-, quien sostiene una piña en la mano izquierda. Los devotos deben hacer fila para visitarla, en la parte superior del templo.

Pero, no todos van buscando a la virgen. Muchos solo llegan hasta el convento y empiezan a caminar en el Parque Nacional de Montserrat, un santuario de la naturaleza conformado por rocas gigantes y de todas las formas posibles, moldeadas por el agua y el viento durante millones de años. Las piedras que conforman este macizo se ven como bosques de pinos, como agujas apuntando al cielo, como castillos medievales; tienen formas de animales y hasta de personas.

Hay varios senderos, claramente señalizados, que permiten caminar por este santuario de la naturaleza de 4,039 hectáreas y coronar varios de sus picos; el más alto es Sant Jeroni, a 1,236 metros de altura, desde donde las vistas de las rocas, del monasterio y del río Llobregat, en el fondo, quitan el aliento de tanta belleza. El ascenso es de exigencia media, y a buen paso se corona en dos horas. Hay que llevar meriendas para comer en el camino. Y el regreso se hace en una hora y media.

En la caminata es posible contemplar algún halcón, una ardilla o una cabra salvaje. Quienes no puedan o no quieran caminar, encontrarán un completo sistema de funiculares.